Novedades científicas: Un estudio financiado por los NIH sugiere las mejores formas de detectar sepsis durante y después del embarazo

Jueves, Enero 18, 2024
Mujer embarazada con una mano en el abdomen, mirando por una ventana.
Crédito: Imagen de archivo

Las herramientas de detección de sepsis diseñadas para tener en cuenta los cambios fisiológicos que pueden producirse durante el embarazo funcionan mejor entre las 20 semanas de gestación y los 3 días posteriores al parto, según sugiere un estudio científico financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Al principio del embarazo y más adelante en el período de posparto, las herramientas basadas en criterios generales de detección de la sepsis pueden predecir con mayor exactitud qué pacientes corren un riesgo elevado de sufrir esta complicación, potencialmente mortal, de infección. Estos hallazgos prometen servir de guía a los proveedores de atención médica a la hora de seleccionar las mejores estrategias para detectar la sepsis materna, una de las principales causas de muerte relacionadas con el embarazo en todo el mundo.

La doctora Melissa E. Bauer, de la Universidad de Duke, y el doctor Elliott K. Main, de la Universidad de Stanford, dirigieron el trabajo, que aparece en Obstetrics & Gynecology. El financiamiento provino del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH.

Antecedentes

Sin un tratamiento rápido, la sepsis puede provocar daños en los tejidos y fallos orgánicos. Sin embargo, la identificación precoz de la sepsis materna puede ser difícil, en parte porque los cambios relacionados con el embarazo, como la aceleración de la frecuencia cardíaca y el aumento del recuento de glóbulos blancos, pueden ocultar las señales de la enfermedad.

Las herramientas de detección pueden ayudar a los proveedores de atención médica a identificar qué pacientes necesitan una evaluación más exhaustiva para determinar la presencia de sepsis. Una estrategia de detección eficaz debe localizar con precisión a las personas afectadas con sepsis y tener una tasa baja de falsos positivos, es decir, cuando la prueba señala erróneamente que alguien sin sepsis posiblemente tenga la enfermedad. Una tasa elevada de falsos positivos puede dar lugar a pruebas innecesarias y un uso excesivo de los recursos de salud.

Los investigadores se propusieron evaluar el rendimiento de cinco herramientas de detección de la sepsis ampliamente utilizadas a fin de identificar las más adecuadas para evaluar el riesgo de sepsis materna en distintas fases del embarazo y el período de posparto temprano. Las personas que obtienen un resultado positivo con estas herramientas, que se basan en la medición de los signos vitales y los niveles de glóbulos blancos que combaten infecciones, necesitarían pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico de sepsis. Dos de las cinco herramientas se consideran “ajustadas al embarazo”, lo que significa que tienen en cuenta los cambios en la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y el recuento de glóbulos blancos que pueden producirse durante el embarazo.

Resultados

Los investigadores descubrieron variaciones sustanciales en el rendimiento de las cinco herramientas en distintos momentos durante y después del embarazo. En un estudio, evaluaron los datos de los registros electrónicos de salud de pacientes que dieron a luz entre 2016 y 2021 en 59 hospitales de 12 estados. Para estas hospitalizaciones relacionadas con el parto, las dos herramientas ajustadas al embarazo tuvieron las tasas más bajas de falsos positivos (6.9 % y 9.6 %) y una sensibilidad superior al 90 %, lo que significa que identificaron correctamente a casi todas las personas con sepsis.

En un segundo estudio, los investigadores evaluaron los datos de las historias clínicas electrónicas de personas embarazadas ingresadas por sepsis en 67 hospitales estadounidenses y de personas ingresadas por sepsis hasta 42 días después del parto en 71 hospitales estadounidenses. Descubrieron que, para las personas ingresadas con menos de 20 semanas de embarazo o más de 3 días después del parto, las herramientas no ajustadas al embarazo eran mejores para predecir la sepsis que las herramientas ajustadas al embarazo. Sin embargo, entre las 20 semanas de embarazo y los 3 días posparto, las herramientas de detección ajustadas al embarazo tuvieron la sensibilidad más alta y las tasas de falsos positivos más bajas.

Importancia

Sobre la base de sus hallazgos, los autores sugieren que los proveedores de atención médica utilicen una herramienta de detección de la sepsis ajustada al embarazo entre las 20 semanas de gestación y los 3 días posteriores al parto. Antes de las 20 semanas de embarazo y después de los 3 días posteriores al parto, los proveedores deben utilizar una herramienta no ajustada al embarazo. Los autores subrayan que estas herramientas de detección deben formar parte de un proceso de dos pasos, en el que quienes dan positivo en estas pruebas reciben evaluaciones adicionales para la detección de sepsis.

Referencias

Bauer ME et al. Performance characteristics of sepsis screening tools during antepartum and postpartum admissions en el contenido de Inglés. Obstetrics & Gynecology DOI: 10.1097/AOG.0000000000005480 (2023)

Main EK et al. Performance characteristics of sepsis screening tools during delivery admissions en el contenido de Inglés. Obstetrics & Gynecology DOI: 10.1097/AOG.0000000000005477 (2023)

arriba de paginaARRIBA