Comunicado: un estudio sugiere que la vacunación contra la COVID-19 no reduce las posibilidades de concepción

Una investigación financiada por los NIH muestra que la infección puede afectar a la fertilidad masculina

Jueves, Enero 20, 2022
El hombro de una persona con una curita.
Crédito: Imagen de archivo

La vacunación contra la COVID-19 no afecta a las posibilidades de concebir un hijo, según un estudio de más de 2,000 parejas financiado por los Institutos Nacionales de la Salud. Los investigadores no hallaron diferencias en las posibilidades de concepción si el hombre o la mujer se habían vacunado, en comparación con las parejas no vacunadas. Sin embargo, las parejas tenían una probabilidad de concepción ligeramente inferior si el varón se había infectado con el SARS-CoV-2 en los 60 días anteriores a un ciclo menstrual, lo que sugiere que la COVID-19 podría reducir temporalmente la fertilidad masculina. El estudio fue realizado por Amelia K. Wesselink, Ph.D., de la Universidad de Boston, y sus colegas. Aparece en el American Journal of Epidemiology.

"Los hallazgos proporcionan la seguridad de que la vacunación de las parejas que buscan un embarazo no parece perjudicar la fertilidad", indicó Diana Bianchi, M.D., Directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH, que financió el estudio. "También proporcionan información para los médicos que asesoran a las pacientes que esperan concebir".

Los investigadores analizaron los datos de Pregnancy Study Online (PRESTO en el contenido de Inglés Notificacion de salida), un estudio de cohorte prospectivo por Internet de parejas estadounidenses y canadienses que intentan concebir sin tratamiento de fertilidad. PRESTO está dirigido por Lauren A. Wise, Sc.D., de la Universidad de Boston.

Las participantes en el estudio se identificaron como mujeres entre 21 y 45 años. Completaron un cuestionario sobre sus niveles de ingresos y educación, su estilo de vida y sus antecedentes médicos y reproductivos, incluyendo si estaban o no vacunadas contra la COVID-19 y si ellas o sus parejas habían dado alguna vez positivo en la prueba del SARS-CoV-2. También invitaron a sus parejas masculinas de 21 años o más a completar un cuestionario similar. Las mujeres completaron cuestionarios de seguimiento cada 8 semanas hasta que quedaron embarazadas, o hasta 12 meses si no lo hicieron.

Los investigadores no encontraron diferencias importantes en las tasas de concepción por ciclo menstrual entre las parejas no vacunadas y las vacunadas en las que al menos uno de los miembros había recibido al menos una dosis de la vacuna.

Los resultados fueron similares cuando los investigadores analizaron los factores que podrían influir en los resultados, como si las participantes en el estudio o sus parejas recibieron una o dos dosis de una vacuna, el tipo de vacuna que recibieron, la fecha de vacunación, si eran estadounidenses o canadienses, si eran trabajadores sanitarios o si eran parejas sin antecedentes de infertilidad.

En general, el hecho de dar positivo en la prueba de la infección por el SARS-CoV-2 no se asoció con una diferencia en la concepción. Sin embargo, las parejas en las que el varón había dado positivo en los 60 días anteriores a un ciclo determinado tenían un 18% menos de probabilidades de concebir en ese ciclo. No hubo diferencias en las tasas de concepción de las parejas en las que el varón había dado positivo más de 60 días antes de un ciclo, en comparación con las parejas en las que el varón no había dado positivo.

La fiebre, que se sabe que reduce el recuento y la motilidad de los espermatozoides, es habitual durante la infección por el SARS-CoV-2, por lo que podría explicar el descenso temporal de la fertilidad que los investigadores observaron en las parejas en las que el varón tuvo una infección reciente. Otras posibles razones de la disminución de la fertilidad entre los varones que han dado positivo recientemente podrían ser la inflamación de los testículos y tejidos cercanos y la disfunción eréctil, las cuales son comunes tras la infección por el SARS-CoV-2. Los investigadores señalaron que este descenso a corto plazo de la fertilidad masculina podría evitarse mediante la vacunación.

Los investigadores concluyeron que sus resultados sugieren que la vacunación contra la COVID-19 no tenía ninguna relación perjudicial con la fertilidad. La vacunación contra la COVID-19 también podría ayudar a evitar los riesgos que la infección por el SARS-CoV-2 supone para la salud materna y fetal.

REFERENCIA:

Wesselink AK, et al. A prospective cohort study of COVID-19 vaccination, SARS-CoV-2 infection, and fertility. American Journal of Epidemiology. 2022. http://doi.org/10.1093/aje/kwac011 en el contenido de Inglés Notificacion de salida

###

Acerca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD): El NICHD lidera la investigación y la capacitación para comprender el desarrollo humano, mejorar la salud reproductiva, mejorar la vida de niños y adolescentes, y optimizar las habilidades para todos. Si desea más información, visite https://espanol.nichd.nih.gov.

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): NIH, la agencia de investigación médica de los EE. UU., incluye 27 institutos y centros, y es un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. NIH es la principal agencia federal que realiza y apoya investigaciones médicas básicas, clínicas y traslacionales, y que investiga las causas, los tratamientos y las curas para enfermedades comunes y raras. Para obtener más información sobre los NIH y sus programas, visite https://salud.nih.gov.

arriba de paginaARRIBA