Artículo destacado: Mujeres en la Ciencia: Reflexiones sobre cinco décadas de investigación con Keiko Ozato

Jueves, Febrero 7, 2019
Fotografía en blanco y negro sin fecha de la joven Dra. Ozato y un colega, ambos con bata de laboratorio.

La investigadora del NICHD, Keiko Ozato, Ph.D., cumplirá 78 años a finales de este año. Ella llega a trabajar a las 7 a. m. la mayoría de las mañanas, pues lidera un laboratorio que comenzó en el contenido de Inglés en 1981. La Dra. Ozato considera que el NICHD es uno de los lugares más amigables para realizar investigaciones básicas y explorar los mecanismos fundamentales que subyacen al desarrollo. Su alegría y aprecio provienen de experiencias tempranas que no fueron tan agradables.

“El día que comencé mi trabajo de posgrado, todas nosotras [mujeres] fuimos llamadas a la gran oficina del profesor y nos dijeron: ‘Hola chicas, este no es un lugar para mujeres. Estaremos muy felices de ayudarles a conseguir un trabajo como profesoras en una universidad para mujeres. Piénsenlo’. Eso es lo que nos dijeron,” comentó la Dra. Ozato sobre su época en la Universidad de Kyoto durante las décadas de 1960 y 1970.

Primeros años en Japón

Fotografía de la Dra. Ozato sonriendo en 2015.
Keiko Ozato, Ph.D., Crédito: NIH

La Dra. Ozato nació al norte de Japón en 1941, el mismo año en que Japón atacó Pearl Harbor y Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial. La guerra terminó cuatro años más tarde, pero tal como expresó la Dra. Ozato, “Todo se dio vuelta. El emperador ya no era todopoderoso. Lo que valorábamos culturalmente fue destruido y reemplazado por una nueva cultura estadounidense.” Como la mayoría de las familias japonesas durante ese tiempo, la familia de la Dra. Ozato era pobre. Las hambrunas consecutivas dejaron Japón con muy pocos recursos. “La mayoría de los niños eran pequeños y delgados y siempre tenían hambre.”

Para agravar la pobreza de la familia, su padre batallaba contra la tuberculosis, una enfermedad que afectó a muchas familias en Japón. No tuvo acceso a antibióticos hasta mucho más tarde, por lo que sufrió durante mucho tiempo. La enfermedad no solo afectó a la familia y la educación de la Dra. Ozato, sino que luego influiría en su interés por la inmunología, el estudio del sistema inmunológico del cuerpo.

A pesar de los desafíos de crecer después de la Segunda Guerra Mundial, ciertos valores permanecieron sin cambiar en Japón. La gente aún respetaba la ciencia y alentaba a los niños a seguir una educación superior. La Dra. Ozato amaba la ciencia; le parecía algo ilimitado para su joven mente. La nueva Constitución de Japón otorgó a las mujeres el derecho de votar y recibir la misma educación que los hombres por primera vez, lo que significó nuevas fuentes de confianza.

En 1973, la Dra. Ozato completó sus estudios de posgrado sobre diferenciación celular (cómo las células alcanzan sus formas maduras) con Tokindo S. Okada, Ph.D., en el contenido de Inglés Notificacion de salida un conocido biólogo del desarrollo en la Universidad de Kyoto. Durante ese tiempo, la biología del desarrollo era muy diferente. Los estudios de ADN y ARN no eran comunes, a pesar de ser una piedra angular para la biología del desarrollo moderna en la actualidad. El campo se derivó de la embriología clásica, que utilizaba ranas como organismo modelo. A medida que el campo evolucionó, los pioneros como los Dres. Okada y Ozato, incorporaron nuevos modelos y nuevas técnicas.

Desafíos para las mujeres

Si bien la investigación en sí misma es bastante exigente, ser mujer significó desafíos adicionales para la Dra. Ozato. Recordó que las mujeres constituían aproximadamente el 10 por ciento de los estudiantes de ciencias durante sus años de posgrado en Japón. Los profesores no sabían cómo tratarlas, incluido el que les dijo sin rodeos que no pertenecían ahí.

La Dra. Ozato cree que los profesores, aunque estaban equivocados, tenían buenas intenciones, al menos en sus propias mentes. “En la sociedad japonesa de la época, el hombre de la familia recibía el salario, el pan, el arroz y todo. Y la mujer trabajaba a su sombra. Y cuando te hacías mayor, seguías a tus hijos,” comentó.

No es sorprendente que ninguna de sus colegas mujeres haya seguido el consejo de ese maestro. Todas completaron sus estudios, pero se enfrentaron a un nuevo desafío al graduarse: conseguir un trabajo. La Dra. Ozato siempre asumió que ella conseguiría un trabajo. “Yo creía en la Constitución: siempre que tengas una buena educación, tendrás un trabajo. Esa era una expectativa poco realista.”

Buscó trabajo durante todo un año, pero nadie le ofrecía un puesto. Mientras tanto, la mayoría de los hombres de su clase consiguieron trabajo. Algunas de las mujeres también lo hicieron, pero los puestos generalmente eran en universidades donde la prioridad era la enseñanza, no la investigación.

Entre las que no conseguían trabajo, algunas compañeras de clase le confesaron que decidieron aceptar propuestas de matrimonio. “Había demasiada presión, y algunas no querían pelear contra sus padres. [Pensaban]: ‘Si me caso con este hombre, todos en la familia estarán felices, así que eso haré’. Algunas mujeres tuvieron que hacer eso, sin duda al respecto,” comentó la Dra. Ozato.

Afortunadamente, el Dr. Okada le sugirió que se fuera a investigar a los Estados Unidos. Le escribió una carta de recomendación a uno de sus colegas, James Ebert, Ph.D., en el contenido de Inglés Notificacion de salida un destacado biólogo del desarrollo en el Instituto Carnegie de Washington en Baltimore, Maryland. El Dr. Ebert le ofreció una beca Carnegie, y la Dra. Ozato se mudó al extranjero por primera vez. Ella recuerda con una sonrisa: “En ese momento, sentí que me expulsaban de Japón. Por lo tanto, nunca, jamás, volvería a Japón.”

Una carrera próspera

La Dra. Ozato trabajó como investigadora posdoctoral con el Dr. Ebert hasta 1978, explorando la inmunología como modelo para la biología del desarrollo. “El hecho de que las células productoras de anticuerpos puedan sufrir mutación en el estado somático fue un hallazgo revolucionario. La gente discutía sobre esto, cómo sucedía esto, si esto era común, como un principio del desarrollo. Entonces, fue un momento muy emocionante,” comentó, en referencia a cómo las células inmunes mutan a propósito para generar una gama de anticuerpos.

Durante sus años posdoctorales, también conoció a Igor Dawid, Ph.D., en el contenido de Inglés un becario investigador, y se casó con él. La Dra. Ozato sintió que parte de su fuerte conexión resultó de sus experiencias compartidas como inmigrantes de la Segunda Guerra Mundial. El padre del Dr. Dawid era del Imperio austrohúngaro y, como eran judíos, su familia se mudó repetidamente por Europa durante la guerra. Algunos de sus familiares murieron en el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia. Pero él finalmente obtuvo su Ph.D. en la Universidad de Viena y vino a los Estados Unidos para seguir su propia carrera de investigación.

Fotografía en blanco y negro sin fecha de los investigadores discutiendo datos en un laboratorio.
Los investigadores del NICHD Richard Maraia, M.D., Keiko Ozato, Ph.D., y Bruce Howard, M.D., Crédito: NIH

Ambos terminaron en Institutos Nacionales de Salud (NIH) en 1978. La Dra. Ozato trabajó primero como miembro del personal en el Área de Inmunología Experimental en el Instituto Nacional del Cáncer, en el laboratorio de David H. Sachs, M.D. El Dr. Sachs dirigía la Sección de Biología de Trasplantes, donde la Dra. Ozato trabajó en el complejo principal de histocompatibilidad (major histocompatibility complex, MHC) en el contenido de Inglés, que juega un papel importante en el rechazo de tejidos para trasplantes de órganos y médula ósea. Su investigación ayudó a explicar la base genética de las diferencias del MHC y allanó el camino para la tipificación moderna de tejidos y correspondencia de trasplantes.

En 1981, el NICHD reclutó a la Dra. Ozato para comenzar su propio laboratorio de investigación independiente. Según lo recuerda, el NICHD estaba experimentando cambios de liderazgo con un nuevo director del instituto, Mortimer B. Lipsett, M.D., y el director científico, James Sidbury, Jr., M.D. El instituto también había perdido recientemente al destacado inmunólogo Philip Leder, M.D., ante la Universidad de Harvard, por lo que reclutó a la Dra. Ozato, así como a John Robbins, M.D., y a Rachel Schneerson, M.D. en el contenido de Inglés, quienes luego desarrollaron una vacuna histórica para la Hemophilus influenzae tipo b.

Al describir sus primeros años trabajando como miembro del personal de NIH, la Dra. Ozato dijo: “Me sentí muy liberada al ver a otras mujeres posdoctorales. Era uno de mis lugares ideales para trabajar, y estaba muy emocionada de estar aquí. Sentí: ‘Finalmente, soy una de ellos.’” Recibió la titularidad en 1987, por parte del director científico Arthur Levine, M.D. Hasta el día de hoy, su laboratorio es la Sección de Genética Molecular de Inmunidad.

“El campo avanza como una comunidad”

Fotografía de una joven Dra. Ozato sonriendo en su laboratorio.
Keiko Ozato, Ph.D., Crédito: NIH

Cuando le preguntamos acerca de sus logros científicos, la Dra. Ozato es notablemente humilde, especialmente para una investigadora prolífica que ha publicado más de 400 artículos, incluidos estudios en revistas destacadas como Nature y Cell. “Hay grandes científicos. Pero después de todo, es un esfuerzo comunitario, un logro comunitario. No puedo decir que una sola persona haya hecho todo. La mayoría de las veces, el campo avanza como una comunidad.”

Pero los colegas de la Dra. Ozato están ansiosos por hablar sobre sus logros e impacto, para el campo y para las generaciones posteriores de científicos. Su laboratorio continúa explorando los mecanismos moleculares subyacentes a la inmunidad innata, incluida la regulación génica transcripcional, que básicamente pregunta: ¿cómo sabe una célula inmunitaria qué hacer en diferentes circunstancias?

La Dra. Ozato se siente afortunada de haber entrado en el campo desde el principio, cuando la mayoría de los factores de transcripción eran desconocidos (los factores de transcripción ayudan a una célula a convertir las instrucciones de ADN en acción. Actúan como el capataz de una celda. Los científicos estiman que las personas tienen más de 3,000 factores de transcripción en el contenido de Inglés Notificacion de salida). A lo largo de su carrera, la Dra. Ozato refinó las técnicas para descubrir los factores de transcripción, que otros científicos han utilizado en su propio trabajo, e identificó varios factores y reguladores de transcripción nuevos.

Dos de los reguladores más importantes descubiertos por su laboratorio son el IRF8 y el BRD4.

El IRF8 dirige a las células madre a convertirse en varias células inmunes innatas, que tienen muchas funciones y protegen al cuerpo contra las bacterias, los virus y otros microbios que causan enfermedades. La Dra. Ozato no pierde de vista que el IRF8 es fundamental para combatir la bacteria que causa la tuberculosis, la enfermedad que afectó a su padre. Debido al papel diverso de las células inmunes, el IRF8 también se considera un gen supresor de tumores, que inhibe el crecimiento de cánceres de sangre. Contribuye a enfermedades inflamatorias crónicas, como las enfermedades cardíacas, y a enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple.

El BRD4 es importante en epigenética y lee marcas de señal en histonas, proteínas que ayudan a empaquetar y organizar el ADN en estructuras denominadas cromatina. El trabajo de la Dra. Ozato, junto con otros, allanó el camino para el desarrollo de inhibidores de moléculas pequeñas que se dirigen al BRD4 y proteínas similares. Estos medicamentos son ahora candidatos terapéuticos prometedores para tratar el cáncer de sangre y una variedad de enfermedades inflamatorias.

Tener casi 78 años no ha disminuido la apasionada curiosidad de la Dra. Ozato. Actualmente, está estudiando el papel del BRD4 en la neuroinflamación y la esclerosis múltiple. También está refinando la idea de la memoria celular. “La memoria inmunológica es uno de los conceptos más importantes en inmunología, pero se limita a los linfocitos T y B. Las neuronas recuerdan, y las neuronas mantienen la memoria. La mayoría de las personas piensan que los sistemas nervioso e inmune son los únicos dos donde funciona la memoria. Pero ahora creemos que las células ordinarias, incluidas las células inmunes innatas, también tienen la capacidad de crear memoria a través de la cromatina. Esta memoria mejora la capacidad de la célula para responder a señales externas. Eso es lo que realmente me entusiasma.”

“Pude continuar”

La Dra. Ozato comparte que la gente a menudo le pregunta cuándo se jubilará y qué hará. Pero ella dice que no puede entender retirarse porque la mayoría de sus intereses están en el laboratorio. A pesar de los desafíos y de haberse sentido aislada en el pasado, ya fuera por ser mujer o inmigrante, ella siempre se sostuvo. “El trabajo de laboratorio es, literalmente, mi forma de vida,” asegura. “En resumidas cuentas: Pude seguir trabajando. Incluso si hay dificultades, la comunidad de investigación permite a cualquiera perseguir el sueño americano.”

Fotografía de los investigadores sonriendo y vistiendo sus cintas honoríficas en 2012.
Stephen Katz, M.D. y Keiko Ozato, Ph.D., Crédito: NIH

Su éxito tal vez se ilustra mejor con el premio que recibió en 2012. Le dieron la Orden del Sagrado Tesoro, Rayos de Oro con Cinta para el Cuello, un honor otorgado por el gobierno japonés y el Emperador de Japón, por sus logros de investigación y contribuciones a la comunidad científica y a Japón. Ella, junto con el Dr. Stephen Katz, exdirector del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, fueron honrados en una ceremonia en el contenido de Inglés en la residencia del embajador japonés, Ichiro Fujisaki, en Washington, D.C. El premio también significó viajar a Tokio para encontrarse con el Emperador de Japón, a pesar de su anterior y apasionado voto de nunca regresar.

Gracias a sus experiencias, la Dra. Ozato está ansiosa por tutelar a jóvenes científicos. Mientras que los investigadores mayores podrían argumentar que los jóvenes lo tienen más fácil, ella cree lo contrario. La Dra. Ozato cree que los jóvenes científicos enfrentan muchos desafíos nuevos y que la generación anterior debería ayudarles a asumir estas cargas. También siente una gran admiración por los jóvenes científicos porque a menudo están más informados, saben lo que quieren y están mejor enfocados que cuando ella era joven.

“Ahora me doy cuenta de lo importante que es proporcionar un entorno enriquecedor para la generación más joven. No estoy haciendo nada especial, solo estoy siguiendo la gran tradición de NIH.”

arriba de paginaARRIBA