Artículo destacado: Mujeres en la Ciencia: Gisela Storz hace preguntas difíciles

Jueves, Abril 18, 2019
Un grupo de investigadores parados en una línea curva, dispuesta como un arcoíris según el color de sus camisas.
La Dra. Storz (extremo izquierdo) con miembros de su laboratorio en 2018.
Crédito: NICHD/NIH

La investigadora del NICHD, Gisela Storz, Ph.D., nunca tuvo miedo de hacer preguntas, incluso cuando era solo una estudiante de pregrado en la Universidad de Colorado en la década de 1980. Su audacia y persistencia le han servido bien, no solo en actividades científicas, sino también en su búsqueda por mejorar la equidad y la diversidad en el lugar de trabajo. Aplica sus agudas habilidades de observación a todas las asignaturas, desde datos extraños que otros investigadores pueden ignorar, hasta problemas de equidad arraigados en los campos profesionales de la ciencia y la tecnología.

“Odio las cosas que son injustas. Creo que siempre ha sido así. Mis padres conservaron los informes que tuve en el preescolar, y un maestro dijo que no me gustaba que las cosas fueran injustas,” mencionó la Dra. Storz. “También soy persistente. Si las cosas no funcionan, lo intento de nuevo. Trabajo duro. Creo que esas son las razones por las que he encontrado algo de éxito en mi carrera.”

Crecer en Colorado

La Dra. Storz cuando era niña en una feria de ciencias.
La Dra. Storz presentando un proyecto en una feria de ciencias cuando era niña. Crédito: Gisela Storz, Ph.D.

La Dra. Storz y sus hermanos son estadounidenses de primera generación. Sus padres se conocieron en un laboratorio en Alemania, cuando su madre le enseñaba a su padre cómo inyectar ratones. La pareja se mudó a los Estados Unidos para que el padre de la Dra. Storz, un veterinario, pudiera seguir su doctorado. Se quedaron y finalmente se establecieron en Colorado, donde creció la Dra. Storz.

“Mis padres nos dieron mucha responsabilidad, y así aprendimos a ser independientes. Se iban a Europa durante una semana y nos quedábamos solos sin nadie. Yo tenía 16 años, así que me daban las llaves del auto, y mis hermanos menores y yo estábamos solos. Mi hermana tenía solo 9 años,” recordó la Dra. Storz.   
La Dra. Storz tenía interés natural y habilidad para las ciencias y las matemáticas, y recordó que sus padres no la presionaron para que estudiara ciencias como carrera. “Esperaban que nos fuera bien, pero no nos transmitieron expectativas más allá de eso.”

También recuerda haber tenido buenos maestros en sus clases de ciencias y matemáticas. Ella notó que la mayoría de estos maestros eran hombres, y en algunas clases, como cálculo, la mayoría de los otros estudiantes también eran hombres. Pero a la Dra. Storz le parece que sus maestros siempre fueron muy solidarios y alentadores.

Se ganó la etiqueta de “estudiante engreída”

En 1980, la Dra. Storz comenzó sus estudios universitarios en la Universidad de Colorado, Boulder, donde también participó en un programa de trabajo y estudio. “El primer día de mi primer año, fui al tablero de anuncios que anunciaba puestos de trabajo. Hubo muchos trabajos de secretaría y archivos, que pensé que sonaban mortalmente aburridos. Pero había un puesto de preparación de soluciones para un laboratorio de biología celular. Y pensé que eso sonaba más interesante, así que eso es lo que solicité,” mencionó la Dra. Storz. Descubrió que le encantaba el laboratorio de preparación e incluso iría allí para hacer su tarea.

Durante su segundo año, escribió su currículum vitae y fue de un laboratorio a otro preguntando si alguien contrataría a una estudiante universitaria para el verano. Finalmente, un laboratorio de biología vegetal le ofreció un puesto. Sus colegas en ese laboratorio le dieron un apodo alegre. “Realmente los presioné porque en realidad quería entender la investigación, así que se cansaron de mí y me llamaron “estudiante engreída.” El arduo trabajo de la Dra. Storz dio sus frutos en 1986, cuando fue la primera autora en una publicación sobre carbohidratos en el contenido de Inglés Notificacion de salida que aisló del jarabe de arce.

Éxito en la escuela de posgrado

Como sabía que se desmayaría al ver sangre, la Dra. Storz nunca consideró la escuela de medicina. Le gustaba la investigación, por lo que solicitó ingresar a cinco escuelas de posgrado y eligió la Universidad de California, Berkeley. Pensó que quería estudiar química biofísica, por lo que durante sus dos primeras rotaciones, trabajó con químicos biofísicos prominentes. Por capricho, pasó su tercera rotación, a menudo considerada una rotación “desechable,” con el biólogo molecular Bruce Ames, Ph.D. Allí, la Dra. Storz trabajó con bacterias y descubrió que le encantaba. También se adaptaba a su personalidad porque los experimentos con bacterias se pueden hacer con relativa rapidez.

Durante sus años de posgrado, la Dra. Storz hizo un descubrimiento fundamental sobre cómo se regulan las proteínas bacterianas durante el estrés oxidativo, una serie de reacciones dañinas que crean peróxido de hidrógeno y pueden matar una célula (a veces, el estrés oxidativo es activado por las células inmunes como defensa contra microbios causantes de enfermedades). La Dra. Storz estudió un factor de transcripción bacteriano denominado OxyR que, al descomponer el peróxido de hidrógeno, activa un sistema de defensa contra el estrés oxidativo. En ese momento, los científicos no sabían cómo se regulaba el OxyR. A pesar de cierto escepticismo sobre sus teorías, la Dra. Storz demostró que el OxyR estaba regulado por el estrés oxidativo. Ella fue la primera en mostrar en el contenido de Inglés que la actividad de una proteína podría regularse directamente mediante la oxidación y la reducción (es decir, la pérdida o ganancia de electrones), en lugar de mediante la adición de otras marcas químicas, como en la fosforilación.

Los estudiantes de posgrado actuales pueden sentirse cómodos al saber que la Dra. Storz tuvo problemas con sus experimentos y, a veces, incluso pensó en rendirse. “La investigación es difícil,” aseguró. También contó que, sin importar dónde se encontraba en su carrera, tenía que “seguir escarbando de manera obstinada” en sus experimentos fallidos e inseguridades. “La persistencia es la clave número uno para el éxito,” afirmó.

Afrontar obstáculos

Mientras la Dra. Storz planeaba su carrera posdoctoral, se encontró con un contratiempo inesperado. Ella asistió a una conferencia científica y dio una presentación en representación del Dr. Ames, quien no pudo ir a último momento. Allí conoció a Carl Wu, Ph.D., un joven investigador principal en el Instituto Nacional del Cáncer, conocido por su investigación. Durante la sección de preguntas y respuestas de su charla, ella se maravilló un poco cuando él le hizo una pregunta. Los dos se mantuvieron en contacto a través de cartas y llamadas telefónicas durante el resto de su tesis. Realizó su beca posdoctoral con Frederick Ausubel, Ph.D., en la Universidad de Harvard antes de graduarse, y señaló que conseguir ese puesto había requerido perseverancia, porque él había rechazado su solicitud inicial.

Después de graduarse en 1988, la Dra. Storz se desvió un poco hacia los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, donde trabajó con Sankar Adhya, Ph.D., en la respuesta bacteriana al estrés oxidativo. En verdad, ella necesitaba averiguar hacia dónde se dirigía su relación con el Dr. Wu. Después de 6 meses, decidió que, aunque la relación iba bien, demasiadas mujeres habían sacrificado sus carreras por hombres o familiares. Entonces, se fue a Boston y comenzó una beca con el Dr. Ausubel. El Dr. Wu la siguió a Harvard, donde dio clases durante un año.

Mientras estaba en otra reunión científica, la Dra. Storz conoció a Richard Klausner, MD, quien dirigía el Área de Biología Celular y Metabolismo en el NICHD. A él le impresionó su sagacidad para la investigación, y le escribió una carta, que la Dra. Storz todavía tiene, para ofrecerle un laboratorio de investigación independiente donde podría trabajar en lo que quisiera. Ella se unió al NICHD en un puesto de titularidad en 1991. Se casó con el Dr. Wu en 1993 y, a fines de la década de 1990, tuvieron tres hijos.

La Dra. Storz y su familia.
Los Dres. Storz y Wu con su familia.
Crédito: Gisela Storz, Ph.D.

Cuando se trataba de equilibrar el trabajo y los niños, a la Dra. Storz le resultaba muy difícil llevar el trabajo a casa o a sus hijos al laboratorio. En un momento dado, con tres niños menores de 3 años, era bastante caótico, recuerda. Leía los periódicos cuando podía, a menudo mientras estaba amamantando o durante las prácticas de deportes o juegos de los niños.

En busca de un hallazgo casual

Cuando la Dra. Storz instauró su nuevo laboratorio, se centró en el estrés oxidativo y un ARN regulador, el OxyS, que descubrió por casualidad como estudiante de posgrado en 1985. Ella había continuado su trabajo sobre el OxyS de forma paralela, incluso durante sus años de posdoctorado, tratando de descubrir qué hacía. En 1997, 12 años después de su descubrimiento inicial, su laboratorio publicó su trabajo sobre OxyS en el contenido de Inglés, donde demostraba que protegía a las bacterias del daño del ADN causado por la oxidación. Con la colaboradora Susan Gottesman, Ph.D., también exploró cuántos de estos tipos de pequeños reguladores de ARN en el contenido de Inglés podrían existir en las bacterias, lo que abrió nuevas vías de investigación. En 1999, la Dra. Storz recibió la titularidad.

Hoy, la Dra. Storz y su laboratorio, la Sección de Regulación Ambiental de Genes en el contenido de Inglés, continúan enfocándose en proteínas y ARN reguladores pequeños y difíciles de estudiar. “Es importante señalar que estas pequeñas proteínas se están ignorando por completo porque no se están registrando.” En todos los genomas, es realmente difícil identificar las secuencias que codifican proteínas pequeñas que se sintetizan. Nuestra contribución es llamar la atención sobre el hecho de que existe toda esta clase de proteínas en las que las personas no han pensado,” comentó. Por ejemplo, en un proyecto, el laboratorio está evaluando si los pequeños reguladores juegan un papel importante en las proteínas de membrana bacteriana, especialmente aquellas involucradas en la resistencia a los antibióticos. Si es así, quizás estos pequeños reguladores podrían explotarse para frenar la resistencia a los antibióticos. 

“Es divertido cuando tienes piezas de información dispares o piezas de un rompecabezas, y juntas esa última pequeña pieza, y entiendes lo que significan las otras. Realmente me gustan esos momentos en la ciencia, y me siento afortunada de haber pasado por varios,” comentó la Dra. Storz.

Tutelar aprendices

La Dra. Storz disfruta ver que las personas de su laboratorio tengan éxito, sin importar lo que decidan lograr. “No soy necesariamente una tutora cálida y difusa. Creo que soy una tutora razonablemente exigente. Pero mi objetivo es que las personas de mi laboratorio logren aquello a lo que aspiran,” dijo.

La Dra. Storz y su laboratorio.
La Dra. Storz (al fondo) con miembros de su laboratorio durante Halloween en 2017.
Crédito: NICHD/NIH

Parece estar funcionando, ya que sus alumnos valoran el tiempo que pasan en su laboratorio. Un exbecario posdoctoral, Matthew Hemm, Ph.D., ahora profesor asociado en la Universidad de Towson, mencionó que “usa constantemente a la Dra. Storz como un ejemplo de cómo necesito actuar como el investigador principal de mi propio laboratorio. La Dra. Storz encarna al investigador ideal en NIH: alguien que no solo busca hacer buena ciencia, sino también mejorar las carreras y la vida de las personas con las que trabaja.”

Su propia experiencia personal ayudó a la Dra. Storz a comprender el valor de la tutoría de calidad y enseñar a los estudiantes cómo diseñar y realizar experimentos. Ella aconseja a los investigadores titulares que asistan a tantas reuniones como sea posible y que acepten todas las invitaciones para dar charlas, especialmente dado que la creación de redes ha beneficiado su propia vida y carrera.

La Dra. Storz también demostraba equilibrio entre el trabajo y la vida al decirles abiertamente a sus aprendices que tenía que salir temprano del trabajo para asistir a un evento deportivo de su hijo. Ella demostraba que dedicar tiempo a la familia no hacía que una persona, especialmente una mujer, fuera menos científica. Varias de sus exaprendices femeninas comentaron que el ejemplo de la Dra. Storz las liberó para ser abiertas sobre sus compromisos familiares cuando comenzaron sus propios laboratorios.

Otra exbecaria posdoctoral, Elizabeth Fozo, Ph.D., ahora profesora asociada en la Universidad de Tennessee, comentó que la Dra. Storz le enseñó a ser honesta sobre lo que puede manejar. “Ella me aconsejó que mantuviera mi laboratorio a un cierto tamaño para poder estar más en sintonía con lo que sucede. Este control me da una idea clara del trabajo que se está realizando, lo cual es fundamental para la integridad y la ética en la investigación.”

La Dra. Storz ha recibido numerosos premios científicos, de tutoría y liderazgo, incluida la elección para la Academia Nacional de Ciencias en 2012. También se desempeña en una posición de liderazgo principal como directora científica asociada dentro del programa de investigación intramural del NICHD.

Defensa por la equidad

Dada su antigüedad en el NICHD, la Dra. Storz se siente obligada a abordar problemas más amplios que abarcan toda la ciencia y la investigación. Ella siempre ha sido consciente de la diversidad y trata de asegurarse de que su laboratorio tenga un equilibrio de hombres y mujeres de diferentes orígenes.

También encabezó con éxito un grupo trans-NIH denominado Comité de Equidad de NIH, que busca mejorar la equidad y la diversidad en todos los programas intramurales de NIH mediante el análisis de métricas y la propuesta de soluciones.

La Dra. Storz está entusiasmada con la perspectiva del cambio. “Hay que empezar por algún lado. Comencemos con una cosa y sigamos desde allí.”

arriba de paginaARRIBA