Novedades de la ciencia: El ordeño del cordón umbilical puede aumentar el flujo sanguíneo al cerebro y los pulmones de los bebés a término y casi a término no vigorosos

Viernes, Junio 30, 2023
Recién nacido con el torso desnudo con visible cordón umbilical remanente pinzado.
Crédito: Imagen de archivo

Un estudio anterior sugirió que el ordeño del cordón umbilical, una técnica que mueve la sangre desde el cordón umbilical hacia el cuerpo de un recién nacido, redujo la necesidad de apoyo cardíaco y respiratorio entre los bebés clasificados como no vigorosos (débiles, pálidos y con respiración mínima) en comparación con la intervención estándar: pinzamiento y corte inmediatos del cordón. Un estudio de seguimiento respaldado por los Institutos Nacionales de Salud indica que los beneficios de la técnica pueden generar el aumento del flujo sanguíneo a los pulmones y el cerebro, junto con un aumento de la sangre bombeada desde el corazón. Los hallazgos ofrecen apoyo adicional para el uso del ordeño del cordón umbilical en bebés a término y casi a término no vigorosos.

El estudio fue realizado por el doctor Anup Katheria, de Sharp Mary Birch Hospital for Women and Newborns, y colegas. Aparece en The Journal of Pediatrics. El financiamiento provino del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH.

Antecedentes

Estudios previos demostraron que, en comparación con la práctica tradicional de pinzamiento y corte inmediatos del cordón, retrasar el pinzamiento del cordón para bebés sanos a término durante al menos 30 a 60 segundos permite que la sangre del cordón umbilical ingrese a la circulación del recién nacido. En comparación con los bebés sanos que se sometieron a un pinzamiento y corte inmediatos del cordón, los que se sometieron a un pinzamiento tardío del cordón tenían niveles más altos de hierro y un mejor desarrollo neurológico a largo plazo.

Los bebés no vigorosos corren el riesgo de sufrir complicaciones, como niveles bajos de oxígeno en el cerebro, parálisis cerebral y accidente cerebrovascular. La práctica estándar para estos bebés era pinzar y cortar inmediatamente el cordón para que el bebé pudiera ser resucitado.

En un estudio previo en el contenido de Inglés de 1730 bebés no vigorosos nacidos entre las 35 y 42 semanas de embarazo, los autores compararon el ordeño del cordón umbilical con el pinzamiento inmediato. Los profesionales médicos ordeñaron 20 centímetros de cordón durante dos segundos y repitieron este procedimiento tres veces. En comparación con los bebés no vigorosos que se sometieron a un pinzamiento del cordón, los que se sometieron a un ordeño del cordón tenían menos probabilidades de necesitar apoyo cardíaco y respiratorio, menos probabilidades de tener un bajo nivel de oxígeno en el cerebro y más probabilidades de tener niveles más altos de hemoglobina, una sustancia que indica la presencia de glóbulos rojos.

Para el estudio actual, los investigadores realizaron ecocardiogramas de 227 bebés del estudio original, de 6 a 18 horas después del parto, para determinar la seguridad del ordeño del cordón umbilical.

Resultados

En comparación con los bebés que se sometieron a pinzamiento inmediato, los que se sometieron a ordeño del cordón tuvieron un mayor volumen de sangre bombeada desde el ventrículo izquierdo del corazón, que envía sangre a todo el cuerpo. De manera similar, tenían un mayor volumen de sangre que fluía hacia el corazón desde la vena cava superior, la vena grande que alimenta sangre al corazón desde las extremidades superiores, la cabeza y el cuello. También tenían un mayor volumen de sangre desde el ventrículo derecho, la cámara del corazón que bombea sangre sin oxígeno a los pulmones.

Datos relevantes

El aumento de la circulación que observaron los autores en los bebés que se sometieron al ordeño del cordón puede explicar por qué los bebés que se sometieron al procedimiento tenían menos probabilidades de necesitar asistencia cardíaca y respiratoria o de tener un bajo nivel de oxígeno en el cerebro. Los autores notaron que, en muchos bebés no vigorosos, la compresión del cordón umbilical durante el trabajo de parto puede hacer que se transfiera un gran volumen de sangre del bebé a la placenta. Teorizaron que el ordeño del cordón puede devolver gran parte de esta sangre al bebé. Los autores concluyeron que sus hallazgos respaldan el uso del ordeño del cordón umbilical en bebés a término y casi a término no vigorosos.

Referencia

Katheria, A. et al. Hemodynamic changes with umbilical cord milking in nonvigorous newborns: a randomized cluster cross-over trial. The Journal of Pediatrics. 2022. https://doi.org/10.1016/j.jpeds.2023.03.001 en el contenido de InglésNotificacion de salida

arriba de paginaARRIBA