Novedades de la ciencia: La leche humana fortificada puede promover el crecimiento de los bebés prematuros, según un estudio financiado por los NIH

Lunes, Agosto 28, 2023
Un bebé en una unidad de cuidados intensivos neonatales.
Crédito: Imagen de archivo

Los bebés extremadamente prematuros alimentados con leche humana fortificada crecieron más y con mayor rapidez y tenían circunferencias de cabeza más grandes que los bebés alimentados con leche humana no fortificada, según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud. Los hallazgos respaldan estudios futuros sobre los posibles beneficios de la fortificación de la leche humana en la prevención de la desnutrición entre los bebés nacidos con 28 semanas o menos.

El estudio fue realizado por Ariel A. Salas, M.D., M.S.P.H., y colegas de la Universidad de Alabama en Birmingham. Aparece en Pediatrics. El financiamiento provino del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunice Kennedy Shriver de los NIH.

Antecedentes

Los bebés extremadamente prematuros corren un alto riesgo de desnutrición, lo que puede provocar un crecimiento deficiente. Estudios anteriores demostraron que los bebés prematuros tienen menos masa libre de grasa (masa muscular, ósea y magra total) cuando alcanzan la edad equivalente a la de un bebé nacido a término. En otros estudios, se demostró que los bebés con menos masa libre de grasa tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos del desarrollo neurológico, obesidad y otros problemas de salud.

Debido a que la masa libre de grasa está formada en gran parte por proteínas, los investigadores teorizaron que aumentar el contenido de proteínas de la leche humana con la que se alimenta a los bebés prematuros podría aumentar su masa libre de grasa.

Para el estudio actual, los investigadores realizaron un ensayo aleatorio. Un total de 105 bebés nacidos entre las semanas 23 y 28 completaron el estudio. La mitad fue alimentada con leche humana sola y la otra mitad fue alimentada con leche humana con un fortificante a base de leche humana, un suplemento nutricional elaborado a partir de leche humana donada, concentrada y calentada, y vitaminas y minerales adicionales. Cuando los bebés alcanzaron las 36 semanas de edad posmenstrual (la etapa del embarazo que habrían alcanzado si no hubieran nacido prematuros), los investigadores midieron sus puntuaciones z de masa libre de grasa: su masa libre de grasa en relación con una tabla de crecimiento del promedio de masa libre de grasa para bebés de la misma longitud y edad.

Resultados

Las puntuaciones z de masa libre de grasa para la edad no difirieron entre los dos grupos. Sin embargo, los bebés alimentados con leche humana fortificada habían crecido más a las 36 semanas de edad posmenstrual que los alimentados solo con leche humana. Los bebés nacidos antes de las 28 semanas generalmente tienen puntuaciones z de circunferencia de la cabeza más bajas en comparación con los promedios. Sin embargo, las disminuciones en las puntuaciones z de la circunferencia de la cabeza fueron menores en los bebés alimentados con leche humana con un fortificador de leche humana que en los alimentados solo con leche humana.

Datos relevantes

Los autores concluyeron que, aunque la leche humana fortificada no parecía aumentar la masa libre de grasa de los bebés extremadamente prematuros, sí parecía aumentar la tasa de crecimiento y reducir la disminución en las puntuaciones z de la circunferencia de la cabeza.

Próximos pasos

Los autores pidieron estudios más amplios que pudieran detectar cualquier efecto adverso poco común de la fortificación de la leche humana y estudios para determinar si los bebés extremadamente prematuros alimentados en principio con leche humana fortificada experimentan algún beneficio neurológico cuando llegan a los 2 años.

Referencia

Salas, AA et al. Early Human Milk Fortification in Infants Born Extremely Preterm: A Randomized Trial. Pediatrics. 2023. DOI: 10.1542/peds.2023-061603 en el contenido de InglésNotificacion de salida

arriba de paginaARRIBA