Novedades de la ciencia: La vacunación generalizada contra el COVID-19 probablemente haya detenido el aumento de partos prematuros, según indica un análisis financiado por los NIH

Martes, Diciembre 19, 2023
Manos con guantes aplicando una pequeña venda en la parte superior del brazo de alguien.
Crédito: Imagen de archivo

A finales de 2022, la vacunación generalizada contra el COVID-19 de personas embarazadas probablemente haya detenido un aumento en la tasa de partos prematuros que inició al comienzo de la pandemia, según indica un análisis de los datos de salud del estado de California, financiado en parte por los Institutos Nacionales de la Salud. Los autores concluyen que sus hallazgos subrayan la necesidad de que las personas embarazadas se mantengan al día con la vacunación contra el COVID-19 como protección contra futuras mutaciones virales que puedan provocar brotes.

El estudio fue realizado por Florencia Torche, Ph.D., de la Universidad de Stanford, y Jenna Nobles, Ph.D., de la Universidad de Wisconsin-Madison. Aparece en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. El financiamiento de los NIH provino del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

Antecedentes

Estudios anteriores demostraron asociaciones entre el COVID-19 durante el embarazo y un mayor riesgo de parto prematuro y de admisión de recién nacidos en la unidad de cuidados intensivos neonatales, según escribieron los autores del estudio. El parto prematuro en el contenido de Inglés, antes de las 37 semanas de embarazo, es la causa más común de muerte infantil. Los bebés nacidos prematuros corren riesgo de sufrir parálisis cerebral (un grupo de trastornos del sistema nervioso que afectan el control del movimiento y la postura), retrasos en el desarrollo y problemas de visión y audición.

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron datos de todo el estado de California, que incluían información sobre la ubicación del centro de parto, el área residencial de las personas que dieron a luz y datos sobre sus partos anteriores desde 2014.

Resultados

Para las personas que dieron a luz en California entre julio de 2020 y febrero de 2023, las que tenían COVID-19 en el momento del parto tenían una probabilidad del 8.7% de dar a luz de forma prematura, en comparación con el 7.3% para las que no tenían COVID-19. Las probabilidades de parto muy prematuro (antes de las 32 semanas de embarazo) también aumentaron entre las personas embarazadas con COVID-19.

Los investigadores también compararon la probabilidad de que las personas embarazadas con COVID-19 dieran a luz prematuramente con su probabilidad de parto prematuro en un parto diferente cuando no estaban infectadas con COVID-19 (principalmente antes de la pandemia). Cuando no tenían COVID-19, su probabilidad de dar a luz prematuro era del 7.3%, en comparación con el 8.4% cuando daban a luz cuando tenían COVID-19. El Dr. Torche señaló que comparar los partos de la misma madre tiene en cuenta cualquier característica no observada de la madre que podría influir potencialmente en los efectos de la infección por SARS-CoV-2.

En otra comparación de partos de la misma madre, los autores determinaron que la infección materna por SARS-CoV-2 tuvo el mayor efecto en el parto prematuro en 2020, cuando el riesgo de parto prematuro aumentó en más de 5 puntos porcentuales entre julio y noviembre, de 6.9% a 12.2%. Durante 2021, cuando hubo oleadas de infección causadas por diferentes variantes, la infección por SARS-CoV-2 generó un aumento de la probabilidad de parto prematuro de alrededor de 2 a 4 puntos porcentuales. Durante 2022, desapareció el impacto de la infección por COVID-19 en el parto prematuro. Los autores atribuyen el impacto menguante del COVID-19 al aumento de las tasas de vacunación contra el COVID-19, los tratamientos mejorados para el COVID-19, la inmunidad natural por exposición previa al SARS-CoV-2 y la propagación de la variante ómicron, que causó un COVID-19 menos grave entre personas embarazadas que variantes anteriores.

Los autores también clasificaron las tasas de vacunación según el código postal. Antes de mayo de 2021 (cuando las vacunas estuvieron disponibles por primera vez), el efecto del COVID-19 en los partos prematuros era similar en todos los códigos postales. Una vez que las vacunas estuvieron disponibles, el efecto del COVID-19 sobre el riesgo excesivo de parto prematuro disminuyó drásticamente en aquellos códigos postales donde la vacunación era más alta (una tasa de vacunación del 70% o más). En los códigos postales donde las tasas de vacunación eran más bajas, el mayor riesgo de parto prematuro asociado con la infección por SARS-CoV-2 se mantuvo significativamente elevado hasta 2022.

Datos relevantes

La similitud en el exceso de riesgo de parto prematuro entre las madres con COVID-19 en todos los códigos postales antes de la introducción de las vacunas y la caída posterior en el exceso de riesgo de parto prematuro en áreas donde las tasas de vacunación eran altas indica que la vacunación fue, en gran medida, responsable de la caída, según escribieron los autores. Agregaron que sus hallazgos subrayan la importancia de mantener actualizadas las vacunas contra el COVID-19 para protegerse contra futuros resurgimientos del virus.

"Desafortunadamente, incluso si el impacto adverso de la infección por COVID-19 en los partos prematuros se ha reducido a cero, es probable que este impacto adverso surja nuevamente a medida que el virus continúe evolucionando y mutando y a medida que la inmunidad impulsada por las vacunas disminuya", dijo el Dr. Torche.

Referencia

Torche, F, and Nobles, J. Vaccination, immunity, and the changing impact of COVID-19 on infant health. PNAS. 2023.

arriba de paginaARRIBA