Novedades científicas: los bebés prematuros alimentados con leche de donante tuvieron menos complicaciones intestinales que los alimentados con leche de fórmula

Según un estudio financiado por los NIH, ambos grupos tuvieron un desarrollo neurológico semejante.

Miércoles, Febrero 7, 2024
La mano de un adulto sujeta el brazo y la mano pequeños de un bebé prematuro.
Crédito: Imagen de archivo

Según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), en comparación con los bebés alimentados con leche de fórmula, los bebés extremadamente prematuros alimentados con leche humana donada presentaron la mitad de casos de enterocolitis necrosante, una afección intestinal común que puede poner en peligro la vida. No hubo diferencias en el desarrollo neurológico entre los bebés alimentados con leche humana de donante y los alimentados con leche de fórmula. Los bebés que se alimentaron con leche de fórmula también crecieron ligeramente más rápido que los que se alimentaron con leche de donante.

El estudio fue llevado a cabo por Tarah T. Colaizy, M.D., M.P.H., y sus colegas en 15 centros de la Red de Investigación Neonatal en el contenido de InglésNotificacion de salida de Estados Unidos. Aparece en la [Revista de la Asociación Médica Americana. El financiamiento de los NIH fue otorgado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) Eunice Kennedy Shriver y el Centro Nacional para el Avance de las Ciencias Traslacionales.

Antecedentes

El parto prematuro —antes de las 37 semanas— es la causa más común de muerte infantil y la principal causa de discapacidad a largo plazo en niños. Los bebés extremadamente prematuros (nacidos antes de las 29 semanas) corren un alto riesgo de sufrir trastornos del desarrollo neurológico y enterocolitis necrosante, una afección en la que se inflama el tejido que recubre los intestinos. Algunos estudios científicos indican que los bebés alimentados con leche de su propia madre obtienen mejores resultados en el desarrollo neurológico en el contenido de Inglés que los alimentados con leche de fórmula. Sin embargo, no siempre se puede disponer de la leche de la madre. En estos casos, se les suele dar a los bebés extremadamente prematuros leche humana pasteurizada enriquecida con nutrientes esenciales, pero se han llevado a cabo pocos estudios científicos sobre si es mejor que la leche de fórmula para el desarrollo neurológico de los bebés.

Resultados

Un grupo de investigadores científicos asignó aleatoriamente que 483 bebés nacidos antes de las 29 semanas de gestación o que pesaron menos de 1,000 gramos (unas 2.2 libras) al nacer consumieran leche de fórmula o leche humana donada. Algunos bebés de cada grupo recibieron leche de sus madres en pequeñas cantidades, ya que ellas habían dejado de producir leche antes de los 21 días o solo podían producir una pequeña cantidad.

Los bebés fueron alimentados con estas dietas hasta que recibieron el alta hospitalaria, durante 120 días, o fallecieron, lo que se haya producido primero. Cuando los bebés alcanzaron el equivalente a un desarrollo de 22 a 26 meses (corregido por su prematuridad), se les aplicó la escala Bayley de desarrollo infantil, una prueba utilizada para identificar a los niños que corren riesgo de sufrir retrasos en el desarrollo.

La puntuación cognitiva promedio del grupo alimentado con leche de donante fue de 80.7, frente a 81.1 del grupo alimentado con leche de fórmula, cantidades que no difirieron de forma significativa. La puntuación promedio de los niños nacidos a término de la misma edad es de 100. Del mismo modo, las puntuaciones en lenguaje y motricidad no difirieron de forma significativa entre los grupos. Entre los 114 bebés que no consumieron leche materna, la puntuación cognitiva fue de 80.2 en el grupo alimentado con leche de donante frente a 80.9 en el grupo alimentado con leche de fórmula, una diferencia también insignificante desde el punto de vista estadístico.

Cincuenta y cuatro bebés murieron antes de que se pudieran someter a las pruebas: 29 (13 %) en el grupo alimentado con leche de donante frente a 25 (11 %) en el grupo alimentado con leche de fórmula, también una diferencia insignificante desde el punto de vista estadístico.

Los bebés alimentados con leche de donante crecieron más lentamente que los alimentados con leche de fórmula: un promedio de 22.3 gramos por kilogramo al día, frente a 24.6 gramos por kilogramo al día.

Diez bebés (4.2 %) del grupo alimentado con leche de donante desarrollaron enterocolitis necrosante, frente a 22 bebés (9 %) del grupo alimentado con leche de fórmula.

Importancia

Los autores concluyeron que los resultados en el desarrollo neurológico no difirieron entre los bebés alimentados con leche humana de donante y los alimentados con leche de fórmula. No obstante, observaron que los alimentados con leche de donante tuvieron la mitad de casos de enterocolitis necrosante que los alimentados con leche de fórmula. Los autores señalaron que esta conclusión sugiere que la leche humana de donante, al igual que la leche materna, puede reducir el riesgo de enterocolitis necrosante en comparación con la leche de fórmula.

Referencia

Colaizy, TT, et al. Neurodevelopmental outcomes of extremely preterm infants fed donor milk or preterm infant formula. JAMA. 2024.

arriba de paginaARRIBA