¿Cómo se diagnostica el dolor pélvico?

Para determinar la causa del dolor de una mujer, el profesional de la salud1:

  • Hará preguntas sobre el dolor y la historia clínica de la mujer. La forma en que una mujer describe su dolor puede ayudar al profesional de la salud a determinar de qué tipo de dolor se trata y cuál podría ser la causa.
  • Le realizará un examen físico. El médico examinará el abdomen, la pelvis, los órganos, los músculos y los tejidos en la región pélvica para detectar cualquier sensibilidad excesiva al contacto u otras anormalidades que sugieran un trastorno del dolor.

La información que el médico obtenga a partir de las preguntas y el examen físico le ayudará a decidir si es necesario realizar pruebas o procedimientos adicionales para ayudar a diagnosticar la causa del dolor pélvico. Estas pruebas o procedimientos pueden incluir 1,2:

  • Análisis de laboratorio, cómo análisis de sangre u orina
  • Ultrasonido pélvico, un procedimiento que usa ondas sonoras para ver los órganos y las estructuras dentro de la región pélvica.3
  • Laparoscopia pélvica, una cirugía menor en la que el médico inserta un pequeño instrumento llamado laparoscopio a través de un pequeño corte en la piel debajo del ombligo para ver dentro de la pelvis.4
  • Exploración por imágenes de resonancia magnética pélvica (MRI por sus siglas en inglés), prueba de imagenología que usa ondas de radio e imanes poderosos para obtener imágenes de la pelvis.5
  • Cistoscopia, para ver dentro de la vejiga con un instrumento de observación.6
  • Colonoscopia, para ver dentro del intestino con un instrumento de observación.7

Encontrar la causa del dolor pélvico puede ser difícil y llevar tiempo. Algunas mujeres deben consultar a más de un médico o a un especialista para recibir ayuda para el dolor. A veces no se logra determinar la causa del dolor. Pero no encontrar la causa no significa que el dolor que siente la mujer no sea real o que no se pueda tratar.1 También puede ser útil entender cuáles son los disparadores del dolor.


  1. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés) (2004). ACOG practice bulletin no. 51. Chronic pelvic pain. Obstetrics & Gynecology, 103,589–605.
  2. Centro Médico UCSF (2012). Pelvic pain. Obtenido el 19 de abril de 2012 de http://www.ucsfhealth.org/conditions/pelvic_pain en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  3. Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA por sus siglas en inglés) (2011). Ultrasound imaging of the pelvis. Obtenido el 9 de mayo de 2012 de http://www.radiologyinfo.org/en/info.cfm?pg=pelvus en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  4. MedlinePlus. (2010). Pelvic laparoscopy. Obtenido el 9 de mayo de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/002916.htm en el contenido de Inglés
  5. MedlinePlus. (2012). Pelvic MRI. Obtenido el 21 de agosto de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/007355.htm en el contenido de Inglés
  6. MedlinePlus. (2012). Cytoscopy. Obtenido el 21 de agosto de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003903.htm en el contenido de Inglés
  7. MedlinePlus. (2012). Colonoscopy. Obtenido el 21 de agosto de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/colonoscopy.html en el contenido de Inglés

« ¿Qué lo provoca?¿Cuáles son los tratamientos? »

arriba de paginaARRIBA