Preeclampsia y eclampsia: Actividades de investigación y avances científicos

Avances y actividades del Instituto

Estudios realizados en años recientes por los investigadores del NICHD y otros lugares descubrieron marcadores en la sangre de las mujeres embarazadas que parecerían indicar el desarrollo posterior de la preeclampsia. Identificar estas sustancias, relacionadas con la aparente base bioquímica de la preeclampsia, es un paso importante para desarrollar tratamientos para la enfermedad, así como mejores formas de identificar quién corre riesgo.

Investigadores de la División de Investigación Intramuros sobre la Salud de la Población (DIPHR por sus siglas en inglés) en el contenido de Inglés descubrieron evidencia sólida de que un desequilibrio de dos proteínas producidas por la placenta es el responsable de los síntomas de la preeclampsia. Niveles anormalmente altos de estas proteínas parecerían privar a los vasos sanguíneos de las sustancias necesarias para mantener sana la membrana de los vasos sanguíneos. Privadas de estas sustancias esenciales, las células que recubren los vasos sanguíneos comienzan a enfermar y mueren. Como resultado, aumenta la presión arterial y los vasos sanguíneos permiten que se filtren proteínas a los tejidos y a la orina. Ambas proteínas parecerían contribuir al desarrollo de la preeclampsia. La enfermedad grave suele ocurrir en mujeres con niveles altos de ambas medidas y no en mujeres con niveles altos de una sola. (PMID: 16957146 en el contenido de Inglés

Otros investigadores de la DIPHR investigan la relación de los factores angiogénicos con la patogénesis de la preeclampsia y su potencial para identificar a mujeres con riesgo de desarrollar preeclampsia. Actualmente, varios estudios exploran esta área de investigación. Además, un estudio reciente descubrió que la presión arterial elevada en el embarazo se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, enfermedad renal crónica y diabetes en etapas posteriores de la vida. (PMID: 23401113 en el contenido de Inglés)

El Departamento de Perinatología y Embarazo (PPB por sus siglas en inglés) en el contenido de Inglés financia y supervisa subvenciones con fines de investigación para investigadores independientes en todos los Estados Unidos y el exterior con el objetivo de estudiar el manejo médico y la prevención de la preeclampsia. Algunas vías de investigación relacionadas con la preeclampsia incluyen el impacto de la obesidad en la enfermedad, el rol potencial de la autoinmunidad y factores genéticos del feto que contribuyan a la enfermedad

Si bien se desconoce el mecanismo exacto de la preeclampsia, parecería que la enfermedad se debe a un pobre flujo de sangre desde el útero hasta la placenta. En un embarazo normal, las células de la placenta conocidas como trofoblastos migran a los vasos sanguíneos del útero y aumentan su tamaño. En la preeclampsia, los trofoblastos no migran completamente hacia los vasos sanguíneos uterinos, lo que resulta en un menor flujo de sangre uterina a la placenta. A su vez, la placenta mal nutrida libera factores a la circulación materna que provocan los síntomas sistémicos de la enfermedad.

Investigaciones apoyadas por el PPB han ayudado a determinar la fuente y el rol de las proteínas y otros factores químicos que son importantes para brindar un flujo de sangre suficiente a la placenta. (PMID: 20948996 en el contenido de InglésPMID: 18093648 en el contenido de Inglés).

Además, investigadores del Prog​​rama de Investigación Perinatal y Obstetricia ​​ de la División de Investigación Intramuros del NICHD, investigan la preeclampsia como parte de un esfuerzo más amplio para prevenir el parto prematuro. Las iniciativas han incluido examinar la posibilidad de que una infección contribuya a la preeclampsia. Los investigadores también están calibrando medidas de factores de crecimiento en la sangre y probando la fiabilidad de estas medidas como forma de predecir cuándo una mujer desarrollará preeclampsia. Sus hallazgos clínicos indican que este enfoque es promisorio para predecir cuándo una mujer desarrollará una preeclampsia que requiera un parto prematuro. Lea más sobre las investigaciones de este programa en el contenido de Inglés en el informe anual de la División.

 

Otros avances y actividades

En 1986, el PPB creó la Red de Unidades de Medicina Materno-Fetal en el contenido de Inglés para abordar las preguntas clínicas de la medicina materno-fetal y la obstetricia, en particular en lo que respecta al problema continuo del parto prematuro. Varios estudios afiliados a la red investigan la preeclampsia:

  • Los Estudios sobre antioxidantes combinados y predicción de la preeclampsia, financiados en conjunto con el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés), fueron diseñados para determinar si los antioxidantes (vitaminas C y E) podían prevenir la preeclampsia en mujeres con bajo riesgo de desarrollar la enfermedad. Los resultados mostraron que los antioxidantes no disminuían la incidencia de la preeclampsia ni reducían el riesgo de las complicaciones asociadas con la hipertensión relacionada con el embarazo.1
  • Otros dos estudios evaluaron si una dosis baja de aspirina (60 mg) podría disminuir la incidencia de la preeclampsia. Un estudio descubrió que una dosis baja de aspirina no reducía la incidencia en las mujeres con riesgo alto de desarrollar la enfermedad (aquellas con diabetes, hipertensión crónica, preeclampsia anterior o gestación multifetal).2 El otro estudio descubrió que una dosis baja de aspirina disminuyó marginalmente la incidencia de preeclampsia en mujeres en su primer embarazo, pero que aumentaba el riesgo de desprendimiento de la placenta.3

 


  1. Roberts, J. M., Myatt, L., Spong, C. Y., Thom, E. A., Hauth, J. C., Leveno, K. J. et al; Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development Maternal-Fetal Medicine Units Network. (2010). Vitamins C and E to prevent complications of pregnancy-associated hypertension. New England Journal of Medicine, 362(14), 1282–1291. 
  2. Caritis, S., Sibai, B., Hauth, J., Lindheimer, M. D., Klebanoff, M., Thom, E., et al. for the National Institute of Child Health and Human Development Network of Maternal-Fetal Medicine Units. (1998). Low-dose aspirin to prevent preeclampsia in women at high risk. New England Journal of Medicine, 338(11), 701-705.  
  3. Sibai, B. M., Caritis, S. N., Thom, E., Klebanoff, M., McNellis, D., Rocco, L., et al. for the National Institute of Child Health and Human Development Network of Maternal-Fetal Medicine Units. (1993). Prevention of preeclampsia with low-dose aspirin in healthy, nulliparous pregnant women. New England Journal of Medicine, 329(17), 1213-1218. 
arriba de paginaARRIBA