¿Qué tratamientos hay para la amenorrea?

El tratamiento para la amenorrea depende de la causa subyacente, al igual que del estado de salud y los objetivos de la persona.

Si la amenorrea primaria o secundaria es provocada por factores vinculados al estilo de vida, el profesional de la salud podría sugerirle cambios en las áreas que figuran abajo:

  • Peso. Tener sobrepeso o un peso excesivamente bajo puede afectar su ciclo menstrual. Alcanzar y mantener un peso saludable con frecuencia ayuda a equilibrar los niveles hormonales y a restablecer el ciclo menstrual.
  • Estrés. Evalúe las áreas de estrés en su vida y reduzca las cosas que le provocan estrés Si no puede reducir el estrés por sí misma, pida ayuda a familiares o amigos, al profesional de la salud o a un profesional especializado en escuchar, como un terapeuta.
  • Nivel de actividad física. Tal vez tenga que modificar o ajustar su nivel de actividad física para ayudar a restablecer su ciclo menstrual. Hable con el profesional de la salud y con su entrenador sobre cómo entrenar de manera que no afecte su salud y sus ciclos menstruales.

Preste atención a los cambios en el ciclo menstrual y consulte al profesional de la salud si tiene alguna inquietud. Lleve un registro de cuándo tiene los períodos. Anote la fecha en que comienza, cuánto dura y cualquier problema que tenga. El primer día de sangrado se considera el primer día del ciclo menstrual.

En los casos de amenorrea primaria, según la edad y los resultados de la prueba de función ovárica, los profesionales de la salud podrían recomendar que se mantenga la observación. Si la prueba de función ovárica indica que hay niveles bajos de hormona foliculoestimulante (FSH, por sus siglas en inglés) u hormona luteinizante (LH, por sus siglas en inglés), la menstruación podría simplemente estar retrasada.  Este tipo de retraso es común en las mujeres con antecedentes familiares de retraso en la menstruación.1

La amenorrea primaria causada por problemas cromosómicos o genéticos podría requerir una intervención quirúrgica. Las mujeres con un problema genético llamado disgenesia gonadal 46 XY tienen un cromosoma X y un cromosoma Y, pero sus ovarios no se desarrollan con normalidad. Esta enfermedad aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de ovario. Las gónadas (ovarios) suelen extirparse mediante una cirugía laparoscópica para prevenir o reducir el riesgo de cáncer.2

El tratamiento para la amenorrea secundaria, según la causa, puede incluir tratamientos médicos o quirúrgicos o una combinación de ambos.

Los tratamientos médicos comunes para la amenorrea secundaria incluyen:3

  • Píldoras anticonceptivas u otros tipos de medicamentos hormonales. Determinados anticonceptivos orales pueden ayudar a restablecer el ciclo menstrual.
  • Medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas del PCOS. Con frecuencia se receta una terapia con citrato de clomifeno (CC) para ayudar a desencadenar la ovulación.4
  • Terapia de reemplazo de estrógenos (ERT, por sus siglas en inglés). La ERT podría ayudar a equilibrar los niveles hormonales y reanudar el ciclo menstrual en mujeres con insuficiencia ovárica primaria (POI, por sus siglas en inglés) o insuficiencia ovárica primaria asociada al cromosoma X frágil (FXPOI, por sus siglas en inglés).5 Las mujeres con FXPOI suelen tener síntomas de la menopausia, como sofocos y sudores nocturnos. La ERT reemplaza el estrógeno que el organismo de la mujer debería producir naturalmente para tener un ciclo menstrual normal. Además, la ERT podría ayudar a las mujeres con FXPOI a disminuir el riesgo de la enfermedad ósea osteoporosis.6  La ERT también puede aumentar el riesgo de tener cáncer de útero, por lo que el profesional de la salud también podría recetarle progestina o progesterona para disminuir ese riesgo.

En general, los medicamentos son seguros, pero pueden tener efectos secundarios y algunos pueden ser graves. Consulte a su profesional de la salud sobre los riesgos y los efectos secundarios antes de decidirse sobre cualquier tratamiento médico específico.

No es común recurrir al tratamiento quirúrgico para la amenorrea, pero podría recomendarse en el caso de algunas enfermedades. Estas incluyen:

  • Formación de cicatrices en el útero. A veces se forman estas cicatrices luego de extirpar fibromas uterinos o luego de una cesárea o una dilatación y curetaje (D y C), un procedimiento en el que se extirpa tejido del útero para diagnosticar o tratar el sangrado abundante o limpiar el revestimiento uterino luego de un aborto espontáneo.7 La remoción del tejido cicatricial durante un procedimiento llamado resección histeroscópica puede ayudar a restablecer el ciclo menstrual.8

Tumor hipofisario. Podrían recomendarse medicamentos para reducir el tamaño del tumor. Si esto no funciona, podría ser necesario recurrir a la cirugía para extirparlo. Los tumores hipofisarios no son cancerosos, pero al crecer pueden causar problemas. Los tumores hipofisarios pueden ejercer presión sobre los vasos sanguíneos y los nervios circundantes, como el nervio óptico, lo que puede provocar pérdida de la visión.

En general, los tumores hipofisarios se extraen a través de la nariz y los senos nasales.  Puede utilizarse radioterapia para disminuir el tamaño del tumor, ya sea en combinación con una cirugía o sola, para quienes no pueden someterse a una cirugía.

Citas

Citas Abiertas
  1. Master-Hunter, T., & Heiman, D. L. (2006). Amenorrea: Evaluation and treatment. American Family Physician, 73, 1374–1382. Obtenido el 31 de mayo de 2016 en http://www.aafp.org/afp/2006/0415/p1374.html en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida 
  2. Verkauskas, G., Macianskyte, D., Janciauskas, D., Preiksa, R. T., Verkauskiene, R., & Jaubert, F. (2009). Diagnosis and management of 46,XY mixed gonadal dysgenesis and disorder of sexual differentiation. Medicina, 45(5), 357–364. Obtenido el 31 de mayo de 2016 en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19535881 en el contenido de Inglés
  3. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins—Gynecology. (2013). Practice bulletin no. 136: Management of abnormal uterine bleeding associated with ovulatory dysfunction. Obstetrics and Gynecology, 122(1), 176–185.
  4. Practice Committee of the American Society for Reproductive Medicine (PC-ASRM). (2006). Effectiveness and treatment for unexplained infertility. Fertility and Sterility, 86(suppl 4), S111–S114. Obtenido el 22 de noviembre de 2016 en https://www.asrm.org/globalassets/asrm/asrm-content/news-and-publications/practice-guidelines/for-non-members/current_evaluation_of_amenorrhea-pdfnoprint.pdf  (PDF - 102 KB) en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  5. NIH. (2010, April). Most young women with menopause-like condition retain store of eggs. Obtenido el 31 de mayo de 2016 en http://www.nih.gov/news/health/apr2010/nichd-26.htm en el contenido de Inglés
  6. Rebar, R. W. (2009). Premature ovarian failure. Obstetrics and Gynecology, 113(6), 1355–1363. 
  7. ACOG. (2016). Dilation and curettage. Obtenido el 31 de mayo de 2016 en http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq062.pdf?dmc=1&ts=20120606T1418144478 en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida 
  8. Gambadauro, P., Gudmundsson, J., & Torrejon, R. (2012). Intrauterine adhesions following conservative treatment of uterine fibroids. Obstetrics and Gynecology International, 2012, 1–6. Obtenido el 31 de mayo de 2016 en http://www.hindawi.com/journals/ogi/2012/853269/  en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
arriba de paginaARRIBA