Embarazo: Otras preguntas frecuentes

Hay información básica para temas como “¿qué es?” y “¿cuántas personas están afectadas?” en la Sección Información sobre el embarazo. En esta sección se encuentran las respuestas a otras preguntas frecuentes específicas sobre embarazo.

La cantidad de peso que debe aumentar durante el embarazo depende de su peso antes de quedar embarazada. Su proveedor de atención médica le hará una recomendación sobre un aumento de peso saludable según su peso actual, su dieta y su nivel de actividad. Habitualmente, el aumento de peso debe ser gradual durante todo el embarazo, con un total de aproximadamente de 0.5 a 2kg (de 1 a 4 libras) en el primer trimestre y de 1 a 2kg (de 2 a 4 libras) cada mes en el segundo y el tercer trimestre.1

En 2009, el Instituto de Medicina (IoM, por sus siglas en inglés) publicó recomendaciones nuevas para el aumento de peso total durante el embarazo, con base en el índice de masa corporal (IMC)  antes del embarazo, que es una medida que combina peso y estatura. Según estas recomendaciones:

  • Las mujeres que se encuentran en un rango de peso saludable antes del embarazo deben aumentar entre 11 y 16kg (entre 25 y 35 libras).
  • Las mujeres con bajo peso o con sobrepeso antes del embarazo posiblemente deban aumentar más o menos.
    • En el caso de las mujeres con bajo peso y con un IMC inferior a 18.5, el aumento de peso total debería ser de entre 13 y 18kg (entre 28 y 40 libras).
    • Las mujeres con sobrepeso (IMC de entre 25 y 29.9) deberían aumentar entre 7 y 11kg (entre 15 y 25 libras).
    • Las mujeres con un IMC superior a 30 deberían aumentar entre 5 y 9kg (entre 11 y 20 libras).2

Las guías más recientes del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) coinciden ampliamente con estas recomendaciones generales, pero reconocen que puede haber variaciones con respecto a cuánto peso debería aumentar cada mujer para tener un bebé saludable. Las mujeres que tienen sobrepeso o son obesas y están embarazadas deben hablar con su médico sobre sus necesidades relacionadas al aumento de peso.3

Es importante que las mujeres hablen con el proveedor de atención médica sobre cómo mantener un peso saludable durante el embarazo, dado que tener sobrepeso u obesidad puede afectar los resultados del embarazo y la salud a largo plazo de la madre y del bebé. En un estudio del NICHD se descubrió que las mujeres que eran obesas antes del embarazo eran más propensas a tener bebés con malformaciones congénitas como problemas cardíacos y defectos del tubo neural.4

Las investigaciones están comenzando a mejorar nuestra comprensión de la obesidad en los Estados Unidos y de la forma en que la obesidad afecta la salud a corto y largo plazo. Incluso los niños pequeños están en riesgo de ser obesos, lo que los hace vulnerables a la diabetes, las enfermedades cardíacas y a otras afecciones durante en el transcurso de la vida.

La buena noticia es que al tener más conocimiento, se pueden tomar medidas para prevenir el desarrollo de sobrepeso y obesidad, incluso desde antes del embarazo. Por ejemplo, las siguientes medidas pueden ayudar a asegurar un embarazo saludable y a reducir las probabilidades de que un niño tenga sobrepeso u obesidad:5

  • Las mujeres que planean un embarazo pueden tomar medidas para lograr un peso saludable.
  • Las mujeres que tienen diabetes (niveles altos de azúcar en sangre) pueden modificar su estilo de vida alcanzando un peso saludable, haciendo actividad física y controlando la diabetes antes de quedar embarazadas.
  • Si obtienen cuidados prenatales regulares y controlan su aumento de peso durante el embarazo, las mujeres pueden asegurarse de aumentar la cantidad de peso adecuada mientras están embarazadas.
  • La leche materna puede ayudar a reducir el riesgo a largo plazo de que un bebé sea obeso o desarrolle diabetes o presión arterial alta.6
  • Tener un peso saludable antes del embarazo reduce las probabilidades de que una mujer desarrolle diabetes gestacional (niveles altos de azúcar en sangre que comienzan durante el embarazo). Los niños cuyas madres tuvieron diabetes gestacional tienen mayor riesgo durante toda la vida de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2. La diabetes gestacional también puede causar problemas para el recién nacido, como niveles peligrosamente bajos de azúcar en sangre, dificultad para respirar al nacer debido a la maduración retrasada de los pulmones, enfermedad hepática neonatal y gran tamaño corporal que puede causar lesiones durante el parto.7
  • Al dejar de fumar durante el embarazo, las mujeres pueden reducir las probabilidades de que el bebé desarrolle obesidad en el transcurso de su vida.8
  • Amamantar a un bebé durante al menos 6 meses y asegurarse de que duerma lo suficiente también puede ayudar a aumentar las probabilidades de que mantenga un peso saludable durante el transcurso de su vida.9,10

El uso de medicamentos durante el embarazo es común. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) informan que casi todas las mujeres toman al menos un medicamento durante el embarazo, y que la mayoría toma al menos un medicamento recetado. Los CDC también informan que el uso de cuatro o más medicamentos en cualquier momento durante el embarazo aumentó a más del doble desde la década de 1990.11

Sin embargo, algunos medicamentos pueden dañar al feto durante el embarazo. Consulte a su proveedor de atención médica sobre los medicamentos que recibe en la actualidad. Infórmele sobre los medicamentos recetados y los de venta libre, al igual que los suplementos alimenticios, vitamínicos y a base de hierbas. Determinados tipos de medicamentos para el tratamiento del acné, al igual que los suplementos alimenticios y a base de hierbas, pueden dañar al feto en desarrollo. Incluso el ibuprofeno y la aspirina pueden causar problemas durante el embarazo, especialmente durante los últimos 3 meses.12,13

Muchas mujeres reciben medicamentos durante el embarazo para tratar problemas de salud como la diabetes, el asma, la acidez y las náuseas matutinas. Otras mujeres reciben medicamentos para tratar afecciones que tenían antes de quedar embarazadas. En muchos casos, los proveedores de atención médica sugerirán a las mujeres embarazadas que continúen recibiendo sus medicamentos. Sin embargo, en algunos casos, puede haber una alternativa más segura disponible.12

Lea más sobre la seguridad de los medicamentos durante el embarazo en la página de Medicamentos y embarazo de la Administración de Alimentos y Medicamentos en el contenido de Inglés.

Sí. Las investigaciones muestran que la vacuna contra la gripe estacional es segura y efectiva para las mujeres embarazadas.

Las mujeres embarazadas que se contagian de gripe tienen un mayor riesgo de hospitalización y muerte que las mujeres no embarazadas con gripe. Esto se debe a que el cuerpo de una mujer embarazada experimenta cambios en el funcionamiento de sus sistemas inmunológico, respiratorio y cardiovascular. Cuando se combinan con la gripe, estos cambios a veces pueden provocar problemas graves.

Las infecciones durante el embarazo también plantean riesgos para la salud del feto y pueden provocar un nacimiento prematuro o defectos de nacimiento. El solo hecho de contagiarse de gripe no significa que ocurrirán estos problemas, pero sí aumenta el riesgo de estas y otras afecciones.

La vacuna contra la gripe, o vacuna inactivada contra la gripe, puede prevenir la gripe o, en ocasiones, disminuir los síntomas y su gravedad. Cuando se recibe durante el embarazo, la vacuna también protege al recién nacido de la gripe durante hasta 6 meses después del nacimiento.

Las investigaciones respaldadas por el NICHDi y otrosii han demostrado que la vacuna contra la gripe es segura y efectiva para su uso en cualquier momento del embarazo. No hay pruebas de que sea perjudicial para las mujeres o los fetos. Tampoco existen pruebas de complicaciones de salud en los bebés cuyas madres recibieron la vacuna contra la gripe durante el embarazo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres embarazadas y las que estarán embarazadas durante la temporada de gripe se vacunen contra la gripe estacional. La vacuna contra la gripe en aerosol nasal no se recomienda para mujeres embarazadas. Obtenga más información en: https://espanol.cdc.gov/enes/flu/prevent/keyfacts.htm

  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23551710 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21945263 en el contenido de Inglés
  2. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23921876 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23762229 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23635613 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23090460 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22920059 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22920053 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18799552 en el contenido de Inglés;
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21058908 en el contenido de Inglés

La mayoría de las mujeres con discapacidad pueden tener embarazos saludables y tener bebés sanos, especialmente si tienen un equipo de atención médica capacitado en el manejo de su discapacidad. Sin embargo, en un estudio nacional, muchas mujeres informaron dificultades para encontrar proveedores de atención médica y hospitales que tuvieran experiencia en el manejo de embarazos con su discapacidad.15

Las mujeres con discapacidades enfrentan muchos de los mismos problemas de salud que otras mujeres embarazadas, incluido el aumento de peso y la fatiga. Sin embargo, estos problemas pueden ser más serios o generar otras complicaciones en las mujeres con discapacidades. Otros de los desafíos que enfrentan las mujeres con discapacidades pueden incluir15:

  • Más problemas relacionados con la función de la vejiga, como infecciones y pérdidas. Un aumento de las infecciones podría derivar en la pérdida del embarazo, un trabajo de parto prematuro y un bebé con bajo peso al nacer.
  • Dificultades respiratorias y neumonía, particularmente para las mujeres que tienen problemas respiratorios antes del embarazo.
  • Empeoramiento de los síntomas de la esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés) después del parto. Un estudio muestra que esto ocurre en el plazo de 1 mes después del parto en hasta el 30 % de las mujeres con MS embarazadas.14
  • Aumento de convulsiones en mujeres que ya experimentan convulsiones como consecuencia de una lesión cerebral traumática.
  • Disrreflexia autonómica (un aumento grave y súbito de la presión arterial). El riesgo de disrreflexia autonómica aumenta en las mujeres embarazadas con lesiones en la médula espinal.

Citas

Cerrar Citas
  1. U.S. Department of Agriculture. (2015). Pregnancy weight gain calculator. Obtenido el 1 de junio de 2016 en http://www.choosemyplate.gov/pregnancy-weight-gain-calculator en el contenido de Inglés
  2. Institute of Medicine. (2009). Weight gain during pregnancy: Reexamining the guidelines. Obtenido el 31 de julio de 2012 en https://www.nap.edu/resource/12584/Report-Brief---Weight-Gain-During-Pregnancy.pdf en el contenido de Inglés Notificacion de salida (PDF 47 KB)
  3. American College of Obstetrician and Gynecologists. (2013). Committee Opinion No. 548. Weight gain during pregnancy. Obtenido el 1 de junio de 2016 en https://www.acog.org/Resources-And-Publications/Committee-Opinions/Committee-on-Obstetric-Practice/Weight-Gain-During-Pregnancy en el contenido de Inglés Notificacion de salida
  4. NIH. (2010). Risk of newborn heart defects increases with maternal obesity [news release]. Obtenido el 30 de julio de 2012 en https://www.nih.gov/news-events/news-releases/risk-newborn-heart-defects-increases-maternal-obesity en el contenido de Inglés
  5. Wojcicki, J. M., & Heyman, M. B. (2010). Let’s Move—Childhood obesity prevention from pregnancy and infancy onward. New England Journal of Medicine, 362, 1457–1459. PMID: 20393165 en el contenido de Inglés
  6. Horta, B. L. & Victora, C. G. (2013). Long-term effects of breastfeeding: A systematic review. World Health Organization. Obtenido el 1 de junio de 2016 en https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/79198/9789241505307_eng.pdf;jsessionid=5318E79868062E27F4003C03F3FD8EF4?sequence=1 en el contenido de Inglés Notificacion de salida (PDF 1.2 MB)
  7. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. (2014). Diabetes gestacional. Obtenido el 1 de junio de 2016 en https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/que-es/gestacional en el contenido de Inglés
  8. Behl, M., Rao, D., Aagaard, K., Davidson, T. L., Levin, E. D., Slotkin, T. A., et al. (2013). Evaluation of the association between maternal smoking, childhood obesity, and metabolic disorders: A National Toxicology Program workshop review. Environmental Health Perspectives, 112, 170–180. PMID: 23232494 en el contenido de Inglés
  9. O’Sullivan, A., Farver, M., & Smilowitz, J. T. (2015). The influence of early infant-feeding practices on the intestinal microbiome and body composition in infants. Nutrition and Metabolic Insights, 8(Suppl 1), 1–9. PMCID: PMC4686345 en el contenido de Inglés
  10. Taveras, E. M., Gillman, M. W., Peña, M.-M., Redline, S., & Rifas-Shiman, S. L. (2014). Chronic sleep curtailment and adiposity. Pediatrics, 133, 1013–1022. PMCID: PMC4035591 en el contenido de Inglés
  11. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (2018). Tratamiento para Dos: Medicamentos y Embarazo. Obtenido el 16 de mayo de 2018 en https://www.cdc.gov/pregnancy/spanish/meds/treatingfortwo/index.html
  12. CDC. (2016). Medications and pregnancy: Effects of medications during pregnancy. Obtenido el 3 de junio de 2016 en https://www.cdc.gov/pregnancy/meds en el contenido de Inglés
  13. Bloor, M., & Paech, M. (2013). Nonsteroidal anti-inflammatory drugs during pregnancy and the initiation of lactation. Anesthesia and Analgesia, 116, 1063–1075. PMID: 23558845 en el contenido de Inglés
  14. Thierry, J. M. (2006). The importance of preconception care for women with disabilities. Maternal and Child Health Journal, 10, S175–S176. PMCID: PMC1592145 en el contenido de Inglés
  15. Center for Research on Women with Disabilities. (2012). Sexuality and reproductive health—Pregnancy and delivery. Obtenido el 3 de junio de 2016 en https://www.bcm.edu/research/centers/research-on-women-with-disabilities/topics/reproductive-health/pregnancy-delivery en el contenido de Inglés Notificacion de salida

 

arriba de paginaARRIBA