¿Qué causa el SIDS?

Los profesionales de la salud y los investigadores desconocen la causa exacta, pero hay muchas teorías.

Cada vez más, la evidencia de las investigaciones sugiere que los bebés que mueren debido al síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés) nacen con anormalidades o defectos en el cerebro. Estos defectos suelen encontrarse en una red de células nerviosas que responden a una sustancia química llamada serotonina, la cual permite a una célula nerviosa enviar una señal a otra célula nerviosa. Estas células se encuentran en la parte del cerebro que probablemente controla la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura y el despertar del sueño.

Pero los científicos consideran que los defectos cerebrales por sí solos podrían no ser suficientes para causar la muerte por el SIDS. Las pruebas sugieren que también deben darse otros hechos para que un bebé muera por el SIDS. Los investigadores usan el modelo de triple riesgo para explicar este concepto. Según este modelo, deben darse los tres factores para que un bebé muera a causa del SIDS. La presencia de solo uno de estos factores podría no ser suficiente para causar la muerte por el SIDS, pero al combinarse los tres, las probabilidades de SIDS son altas.

Estos factores son:1

  • Bebés vulnerables. Un bebé tiene un problema desconocido, como una mutación genética o un defecto cerebral, que lo hace vulnerable al SIDS. Los proveedores de atención médica, los padres y los cuidadores no saben sobre este problema, por lo que no saben que el bebé está en riesgo.
  • Etapa crítica en el desarrollo del bebé. Durante los primeros 6 meses de vida, los bebés pasan por muchas fases de crecimiento rápidas que pueden modificar qué tan bien el organismo se controla o regula a sí mismo. Además, el organismo de los bebés está aprendiendo a responder al entorno.
  • Factores de estrés en el entorno. Todos los bebés tienen factores de estrés en su entorno, a veces llamados factores estresantes externos, ya que están fuera del cuerpo. Poner a los bebés a dormir boca abajo, el exceso de calor durante el sueño y la exposición al humo del cigarrillo son algunos ejemplos de factores estresantes externos. Los bebés que no tienen los problemas mencionados arriba, en general pueden corregir o superar estos factores estresantes externos, sobrevivir y desarrollarse. Pero un bebé con un problema desconocido y cuyos sistemas corporales son inmaduros e inestables podría no ser capaz de superar estos factores de estrés.

Según el modelo de triple riesgo, para que ocurra el SIDS, deben darse las tres cosas.

Al eliminar uno de estos factores, como los factores estresantes externos, la balanza podría inclinarse hacia la supervivencia del bebé. Dado que las dos primeras situaciones no se pueden detectar o precisar, el modo más efectivo de reducir el riesgo de SIDS es eliminar o reducir los factores estresantes externos. Las estrategias para eliminar estos factores estresantes son la base de los mensajes de la campaña Seguro al dormir®.

Citas

Cerrar Citas
  1. American Academy of Pediatrics Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. (2011; ratificado en octubre de 2014). SIDS and other sleep-related infant deaths: Expansion of recommendations for a safe infant sleeping environment. Pediatrics, 128(5), e1341–e1367. Obtenido el 7 de junio de 2016 en https://pediatrics.aappublications.org/content/128/5/e1341.long en el contenido de Inglés Notificacion de salida.
arriba de paginaARRIBA