¿El síndrome de ovarios poliquísticos (PCOS) afecta el embarazo?

¿El PCOS afecta el embarazo?

Las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (PCOS, por sus siglas en inglés) corren más riesgo de tener determinados problemas o complicaciones durante el embarazo.  Además, los bebés nacidos de madres con PCOS corren más riesgo de pasar tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales o de morir antes, durante o inmediatamente después del parto. Las complicaciones del embarazo frecuentemente asociadas con el PCOS podrían ser una razón de estos riesgos. Asimismo, enfermedades comunes en las mujeres con PCOS, como el síndrome metabólico y el aumento de los niveles de andrógenos pueden aumentar los riesgos que afectan a los bebés.1,2

Las complicaciones del embarazo relacionadas con el PCOS incluyen:

  • Aborto espontáneo o pérdida temprana del embarazo. Las mujeres con PCOS son tres veces más propensas a tener un aborto espontáneo en los primeros meses de embarazo que las mujeres sin la enfermedad.2,3 Algunas investigaciones muestran que la metformina puede reducir el riesgo de aborto espontáneo en las mujeres con PCOS embarazadas.  Sin embargo, otros estudios no confirmaron que la metformina reduzca el riesgo de aborto espontáneo, por lo que es necesario realizar más investigaciones.2,4,5
  • Diabetes gestacional. Este es un tipo de diabetes que solo tienen las mujeres embarazadas. Es tratable y, si se controla, no causa problemas significativos ni para la madre ni para el feto. En la mayoría de los casos, la enfermedad desaparece una vez que nace el bebé. Los bebés de madres con diabetes gestacional pueden ser muy grandes (por lo que se necesita un parto por cesárea [quirúrgico]), tienen niveles bajos de azúcar en sangre y dificultades para respirar. Las mujeres con diabetes gestacional, al igual que sus hijos, corren más riesgo de tener diabetes tipo 2 en el futuro.
  • Preeclampsia. La preeclampsia, un aumento súbito de la presión arterial luego de las 20 semanas de embarazo, puede afectar los riñones, el hígado y el cerebro de la madre. Si no se trata, la preeclampsia puede convertirse en eclampsia. La eclampsia puede provocar daño en los órganos, convulsiones e incluso la muerte. Actualmente, el principal tratamiento para esta enfermedad es hacer nacer al bebé, incluso de forma prematura si fuera necesario. Las mujeres embarazadas con preeclampsia pueden requerir una cesárea, lo que conlleva riesgos adicionales para la madre y el bebé.5
  • Hipertensión inducida por el embarazo. Esta enfermedad se debe a un aumento de la presión arterial que puede ocurrir en la segunda mitad del embarazo. Si no se trata, puede provocar preeclampsia. Este tipo de hipertensión también puede afectar el parto del bebé.
  • Parto prematuro. Se considera que un bebé es “prematuro” si nace antes de las 37 semanas de gestación. Los bebés prematuros corren riesgo de tener muchos problemas de salud, tanto inmediatamente después del nacimiento como en etapas posteriores de la vida, y algunos de estos problemas pueden ser graves.
  • Parto por cesárea. Las mujeres con PCOS embarazadas son más propensas a tener cesáreas debido a las complicaciones del embarazo asociadas a esta enfermedad, como la hipertensión inducida por el embarazo.4,6 Dado que el parto por cesárea es un procedimiento quirúrgico, la recuperación puede llevar más tiempo que la de un parto vaginal y puede tener riesgos para la madre y el bebé.

Los investigadores están estudiando si los tratamientos con agentes sensibilizadores de insulina, como la metformina, pueden prevenir o reducir el riesgo de problemas en el embarazo en las mujeres con PCOS.3,7,8

Si tiene PCOS y queda embarazada, trabaje con el profesional de la salud para promover un embarazo y un parto saludables.

Citas

Citas Abiertas
  1. Ehrmann, D. A. (2005). Polycystic ovary syndrome. New England Journal of Medicine, 352(12), 1223–1236.
  2. Boomsma, C. M., Fauser, B. C., & Macklon, N. S. (2008). Pregnancy complications in women with polycystic ovary syndrome. Seminars in Reproductive Medicine, 26(1), 72−84.
  3. Jakubowicz, D. J., Iuorno, M. J., Jakubowicz, S., Roberts, K. A., & Nestler, J. E. (2002). Effects of metformin on early pregnancy loss in the polycystic ovary syndrome. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 87(2), 524–529.
  4. Morin-Papunen, L., Rantala, A. S., Unkila-Kallio, L., Tiitinen, A., Hippeläinen, M., Perheentupa, A., et al. (2012). Metformin improves pregnancy and live-birth rates in women with polycystic ovary syndrome (PCOS): A multicenter, double-blind, placebo-controlled randomized trial. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 97(5), 1492–1500.
  5. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2014). Preeclampsia and high blood pressure during pregnancy. Obtenido el 23 de mayo de 2016 en from http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq034.pdf en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida (PDF - 452 KB)
  6. Schildkraut, J. M., Schwingl, P. J., Bastos, E., Evanoff, A., & Hughes, C. (1996). Epithelial ovarian cancer risk among women with polycystic ovary syndrome. Obstetrics and Gynecology, 88(4 Pt 1), 554–559. 
  7. Begum, M. R., Khanam, N. N., Quadir, E., Ferdous, J., Begum, M. S., Khan, F., et al. (2009). Prevention of gestational diabetes mellitus by continuing metformin therapy throughout pregnancy in women with polycystic ovary syndrome. Journal of Obstetrics and Gynaecology Research, 35(2), 282–286.
  8. Vanky, E., Stridsklev, S., Heimstad, R., Romundstad, P., Skogøy, K., Kleggetveit, O., et al. (2010). Metformin versus placebo from first trimester to delivery in polycystic ovary syndrome: A randomized, controlled multicenter study.Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 95(12), E448–E455.
arriba de paginaARRIBA