¿Hay enfermedades o trastornos asociados con el síndrome de ovarios poliquísticos (PCOS)?

¿Hay enfermedades o trastornos asociados con el PCOS?

Las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (PCOS, por sus siglas en inglés) corren más riesgo de desarrollar varios otros problemas de salud, algunos de ellos graves.

La insulina es una hormona que ayuda a que el azúcar (también llamada glucosa) pase del torrente sanguíneo a las células para que la utilicen como energía. La glucosa en sangre es la principal fuente de combustible del organismo.  Cuando las células no responden a la insulina, aumenta el nivel de glucosa en la sangre. Además, el nivel de insulina sube a medida que el cuerpo produce más y más para tratar de que la glucosa llegue a las células.

Los niveles de insulina altos pueden aumentar el apetito y provocar un aumento de peso.1 Además:

  • Demasiada glucosa e insulina en la sangre pueden provocar problemas de salud graves, incluidos el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2.
  • Un síntoma del PCOS, llamado acantosis nigricans, en el que aparecen parches de piel engrosada, oscura y aterciopelada, se asocia con la resistencia a la insulina.1
  • Demasiada insulina aumenta la cantidad de andrógenos que producen los ovarios.2 Tener niveles de andrógenos anormalmente altos es lo que causa muchos de los síntomas del PCOS.
  • Entre el 50 % y el 70 % de las mujeres con PCOS tiene resistencia a la insulina.3

Este síndrome ocurre cuando el organismo no logra equilibrar todas las sustancias químicas y los procesos que necesita para crear y usar energía. Sus características incluyen resistencia a la insulina, niveles altos de azúcar en sangre, obesidad, colesterol alto y presión arterial alta.

  • El síndrome metabólico aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardíacas.
  • La resistencia a la insulina aumenta la producción de andrógenos.
  • Aproximadamente una de cada tres mujeres con PCOS también tiene síndrome metabólico.1

En las personas con diabetes, el organismo deja de producir insulina o no la utiliza de manera correcta. Como consecuencia, aumentan los niveles de glucosa en la sangre pero las células no reciben la glucosa que necesitan para obtener energía. Si los niveles de glucosa en sangre son altos durante períodos prolongados o de forma regular, esta enfermedad se llama diabetes.

  • Si no se controla, la diabetes puede provocar daños graves en los riñones, ceguera, daño en los nervios y pérdida de audición.4
  • La diabetes tipo 2 también aumenta el riesgo de tener enfermedades cardíacas y presión arterial alta.
  • Más del 50 % de las mujeres con PCOS tiene diabetes tipo 2 o prediabetes (alteración de la tolerancia a la glucosa) antes de cumplir los 40 años.5

La obesidad es una enfermedad en la que el cuerpo almacena más grasa de la que es saludable de acuerdo con la altura y el tipo de cuerpo de la persona. En las mujeres con PCOS, la obesidad puede ser el resultado de un desequilibrio hormonal, mayor acumulación de grasa debido a niveles más altos de insulina, una disfunción metabólica (problemas con cómo el cuerpo almacena y usa la energía) o una combinación de estos factores.

  • La obesidad puede provocar problemas de salud graves, que incluyen diabetes, enfermedades cardíacas y presión arterial alta.
  • Hasta el 80% de las mujeres con PCOS padece obesidad.1

Las enfermedades cardiovasculares incluyen diversas afecciones:

  • Enfermedad coronaria
    • Esto es el estrechamiento o la obstrucción de las arterias coronarias, los vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón.
    • La enfermedad coronaria puede provocar un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o ritmo cardíaco irregular, también llamado arritmia.6
  • Arteriosclerosis, o endurecimiento de las arterias.
    • Las mujeres con PCOS tienen niveles altos de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), a veces llamadas colesterol “malo” y niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés), a veces llamadas colesterol “bueno”. Ambos problemas se relacionan con la arteriosclerosis.2
  • Presión arterial alta
    • Las mujeres con PCOS corren más riesgo de tener presión arterial alta.7
    • La presión arterial alta puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Durante un accidente cerebrovascular, los vasos sanguíneos que transportan sangre al cerebro se obstruyen o se rompen y se abren, por lo que las células del cerebro no reciben oxígeno y otros factores esenciales. Los accidentes cerebrovasculares pueden provocar discapacidades graves e incluso la muerte.8
  • Miocardiopatía
    • En esta enfermedad, el músculo cardíaco se vuelve más grande, grueso y duro, lo que le dificulta al corazón bombear sangre al organismo.9

Hay varios factores relacionados con el PCOS, incluida la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico y la obesidad, que aumentan el riesgo de una mujer de tener una enfermedad cardiovascular.1

En los Estados Unidos, las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en las mujeres,5 y varios estudios determinaron que las mujeres con PCOS corren más riesgo de tener enfermedades cardiovasculares.10 Los médicos deben examinar a las pacientes con PCOS de manera regular para controlar el riesgo de enfermedades cardíacas.11

La apnea del sueño obstructiva ocurre cuando las vías respiratorias de una persona se estrechan demasiado durante el sueño. Cuando las personas duermen, se relajan los músculos que mantienen abiertas las vías respiratorias.  En algunas personas, los músculos relajados permiten que las vías respiratorias se estrechen o cierren durante un breve momento. Como resultado, la respiración cesa durante varios segundos. Con frecuencia, cuando la persona comienza a respirar de nuevo, hace un sonido similar a un ronquido o un ahogo.

  • La apnea del sueño aumenta el riesgo de desarrollar presión arterial alta, diabetes, obesidad o de tener un ataque cardíaco.12
  • Las mujeres con PCOS corren mucho más riesgo de tener apnea del sueño obstructiva que otras mujeres.13 Ese riesgo es incluso más alto entre las mujeres con PCOS que padecen obesidad.

Las mujeres con PCOS son más propensas a tener trastornos del estado de ánimo, como depresión o ansiedad, o de darse atracones (comer sin control). Ciertas características del PCOS pueden contribuir a aumentar el riesgo de los trastornos del estado de ánimo. Por ejemplo:

  • Los niveles anormales de andrógenos y otras hormonas se relacionan con trastornos del estado de ánimo.2
  • La obesidad se asocia con trastornos del estado de ánimo y con niveles hormonales anormales. Estudios realizados muestran que el riesgo de tener trastornos del estado de ánimo es incluso mayor en las mujeres con PCOS que, además, son obesas.2,14

La inflamación es la respuesta normal del organismo para protegerse de una infección o lesión. Sin embargo, la inflamación también participa en varias enfermedades graves, como el endurecimiento de las arterias, que es un factor de riesgo importante para el ataque cardíaco o el accidente cerebrovascular. Hay evidencia que sugiere que las mujeres con PCOS experimentan una inflamación leve de largo plazo.

Por el momento no está claro si esta inflamación es el resultado de la obesidad y la disfunción metabólica, que también son comunes en las mujeres con PCOS, o si se trata de un síntoma independiente de esta enfermedad. Tampoco está claro si la inflamación leve crónica podría tener consecuencias para la salud a largo plazo en las mujeres con PCOS. Las investigaciones en curso sobre estas cuestiones deberían ayudar a aclarar el rol de la inflamación en el PCOS.15

Citas

Citas Abiertas
  1. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). (2015). Polycystic ovary syndrome. Obtenido el 20 de mayo de 2016 en http://www.acog.org/Patients/FAQs/Polycystic-Ovary-Syndrome-PCOS en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  2. 2. Ehrmann, D. A. (2005). Polycystic ovary syndrome. New England Journal of Medicine, 352(12), 1223–1236.
  3. Goodarzi, M. O., Dumesic, D. A., Chazenbalk, G., & Azziz, R. (2011). Polycystic ovary syndrome: Etiology, pathogenesis and diagnosis. Nature Reviews Endocrinology, 7(4), 219–231. Obtenido el 26 de agosto de 2016 en http://www.nature.com/nrendo/journal/v7/n4/full/nrendo.2010.217.html en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  4. American Diabetes Association. (n.d.). Living with diabetes: Complications. Obtenido el 23 de mayo del 2016 en from http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  5. Lorenz, L. B., & Wild, R. A. (2007). Polycystic ovarian syndrome: An evidence-based approach to evaluation and management of diabetes and cardiovascular risks for today’s clinician. Clinical Obstetrics and Gynecology, 50(1), 226–243. 
  6. National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI). (2015). What is coronary heart disease? Obtenido el 23 de mayo del 2016 en http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cad en el contenido de Inglés
  7. Hunter, M. H., & Sterrett, J. J. (2000). Polycystic ovary syndrome: It’s not just infertility. American Family Physician, 62(5), 1079–1088, 1090. 
  8. NHLBI. (2015). What is a stroke? Obtenido el 23 de mayo del 2016 en http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/stroke en el contenido de Inglés
  9. NHLBI. (2015). What is cardiomyopathy? Obtenido el 23 de mayo de 2016 en http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/cm en el contenido de Inglés
  10. Rotterdam ESHRE/ASRM-Sponsored PCOS Consensus Workshop Group. (2004). Revised 2003 consensus on diagnostic criteria and long-term health risks related to polycystic ovary syndrome. Fertility & Sterility, 81(1), 19–25. 
  11. ACOG. (2009; reaffirmed 2015). Polycystic ovary syndrome. Practice Bulletin 108. Washington, DC: ACOG.
  12. NHLBI. (2012). What is sleep apnea? Obtenido el 23 de mayo de 2016 en http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/sleepapnea en el contenido de Inglés
  13. Fogel, R. B., Malhotra, A., Pillar, G., Pittman, S. D., Dunaif, A., & White, D. P. (2001). Increased prevalence of obstructive sleep apnea syndrome in obese women with polycystic ovary syndrome. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 86(3), 1175–1180. 
  14. Barry, J. A., Kuczmierczyk, A. R., & Hardiman, P. J. (2011). Anxiety and depression in polycystic ovary syndrome: A systematic review and meta-analysis. Human Reproduction, 26(9), 2442–2451. 
  15. Duleba, A. J., & Dokras A. (2012). Is PCOS an inflammatory process? Fertility & Sterility, 97(1), 7–12. Obtenido el 26 de agosto de 2016 en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3245829/ en el contenido de Inglés
arriba de paginaARRIBA