¿Cuáles son algunas complicaciones comunes durante el trabajo de parto y el parto?

Cada embarazo y parto es diferente, y pueden surgir problemas.

Si ocurren complicaciones, los proveedores de atención médica pueden ayudar al supervisar la situación de cerca e intervenir, según sea necesario.

Algunas de las complicaciones más comunes son las siguientes1,2:

  • El trabajo de parto no progresa. A veces, las contracciones se debilitan, el cuello uterino no se dilata lo suficiente o de manera oportuna, o el descenso del bebé al canal de parto no se realiza sin problemas. Si el trabajo de parto no progresa, un proveedor de atención médica le puede dar medicamentos a la mujer para aumentar las contracciones y acelerar el trabajo de parto, o la mujer puede necesitar un parto por cesárea3.
  • Desgarros perineales. Es probable que la vagina de una mujer y los tejidos circundantes se rasguen durante el proceso de parto. A veces estos desgarros sanan por sí solos. Si un desgarro es más grave o si la mujer ya ha tenido una episiotomía (un corte quirúrgico entre la vagina y el ano), su proveedor de atención médica ayudará a reparar el desgarro con puntos de sutura4,5.
  • Problemas con el cordón umbilical. El cordón umbilical puede quedar atrapado en un brazo o pierna a medida que el bebé se mueve a través del canal de parto. Por lo general, un proveedor de atención médica interviene si el cordón se enrolla alrededor del cuello del bebé, se comprime o sale antes que el bebé5.
  • Frecuencia cardíaca anormal del bebé. Muchas veces, una frecuencia cardíaca anormal durante el trabajo de parto no significa que haya un problema. Es probable que un proveedor de atención médica le pida a la mujer que cambie de posición para ayudar al bebé a obtener un mayor flujo de sangre. En ciertos casos, como cuando los resultados de las pruebas muestran un problema mayor, el parto deberá ocurrir de inmediato. En esta situación, es más probable que la mujer necesite un parto por cesárea de emergencia o que el proveedor de atención médica deba realizar una episiotomía para ampliar la abertura vaginal para el parto6.
  • La fuente se rompe de manera prematura. Por lo general, el trabajo de parto comienza por sí solo en las 24 horas posteriores a la rotura de la fuente. De no ser así, y si el embarazo está cerca o a término, el proveedor de atención médica probablemente induzca el trabajo de parto. Si se rompe la fuente antes de las 34 semanas de embarazo, se supervisará a la mujer en el hospital. La infección puede convertirse en una preocupación importante si se rompe la fuente de manera prematura y el trabajo de parto no comienza por sí solo7,8.
  • Asfixia perinatal. Esta condición ocurre cuando el feto no recibe suficiente oxígeno en el útero o el bebé no recibe suficiente oxígeno durante el trabajo de parto o parto o justo después del nacer3,4.
  • Distocia de hombros. En esta situación, la cabeza del bebé ha salido de la vagina, pero uno de sus hombros se ha atascado5.
  • Sangrado excesivo. Si el parto causa un desgarro en el útero, o si el útero no se contrae para liberar la placenta, se puede producir un sangrado abundante. En todo el mundo, este tipo de sangrado es una de las principales causas de muerte materna9. El NICHD ha apoyado estudios para investigar el uso de misoprostol para reducir el sangrado en el contenido de Inglés, en especial en entornos de escasos recursos.

El parto también puede requerir la atención especial de un proveedor de atención médica cuando el embarazo dure más de 42 semanas, cuando la mujer tuvo una cesárea en un embarazo anterior o cuando es mayor de cierta edad.

Citas

Citas Abiertas
  1. Elixhauser, A., & Wier, L.M. (2011). Complicating conditions of pregnancy and childbirth, 2008. HCUP Statistical Brief #113. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Retrieved February 23, 2017, from http://www.hcup-us.ahrq.gov/reports/statbriefs/sb113.pdf en el contenido de Inglés (PDF 292 KB)
  2. Stranges, E., Wier, L. M., & Elixhauser, A. (2012). Complicating conditions of vaginal deliveries and cesarean sections, 2009. HCUP Statistical Brief #131. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Retrieved February 23, 2017, from http://www.hcup-us.ahrq.gov/reports/statbriefs/sb131.pdf en el contenido de Inglés (PDF 291 KB)
  3. Shields, S. G., Ratcliffe, S. D., Fontaine, P., & Leeman, L. (2007). Dystocia in nulliparous women. American Family Physician, 75(11), 1671–1678. Retrieved February 23, 2017, from http://www.aafp.org/afp/2007/0601/p1671.html en el contenido de InglésNotificaci?n de salida
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2016). Ob-gyns can prevent and manage obstetric lacerations during vaginal delivery, says new ACOG Practice Bulletin. Retrieved February 16, 2017, from http://www.acog.org/About-ACOG/News-Room/Ne="ws-Releases/2016/Ob-Gyns-Can-Prevent-and-Manage-Obstetric-Lacerations en el contenido de InglésNotificaci?n de salida
  5. World Health Organization. (2007). Managing complications in pregnancy and childbirth: A guide for midwives and doctors. Retrieved February 16, 2017, from http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/43972/1/9241545879_eng.pdf en el contenido de InglésNotificaci?n de salida (PDF 5.5 MB)
  6. MedlinePlus.(2016). Episiotomy. Retrieved April 17, 2017, from https://medlineplus.gov/ency/patientinstructions/000482.htm en el contenido de Inglés
  7. MedlinePlus.(2016). Premature rupture of membranes. Retrieved February 16, 2017, from https://medlineplus.gov/ency/patientinstructions/000512.htm en el contenido de Inglés
  8. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2008). ACOG guidelines on premature rupture of membranes. American Family Physician, 77(2), 245–246. Retrieved February 23, 2017, from http://www.aafp.org/afp/2008/0115/p245a.html en el contenido de InglésNotificaci?n de salida
  9. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2006; reaffirmed 2015). ACOG Practice Bulletin: Clinical management guidelines for obstetrician-gynecologists number 76, October 2006: Postpartum hemorrhage. Obstetrics & Gynecology, 108(4), 1039–1047. Retrieved August 7, 2017, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17012482 en el contenido de Inglés
arriba de paginaARRIBA