¿Cuándo suele comenzar el trabajo de parto?

Para la mayoría de las mujeres, el trabajo de parto comienza en algún momento entre las 37 y 42 semanas del embarazo. El trabajo de parto que se produce antes de las 37 semanas de embarazo se considera prematuro1.

Al igual que el embarazo es diferente para cada mujer, el inicio, los signos y la duración del trabajo de parto varían de una mujer a otra e incluso de un embarazo a otro.

El signo principal del trabajo de parto es una serie de contracciones (endurecimiento y relajación del útero) que llegan con regularidad. Con el tiempo, se vuelven más fuertes, duran más y son más frecuentes. Algunas mujeres pueden experimentar un trabajo de parto falso cuando las contracciones sean débiles o irregulares o se detengan cuando la mujer cambie de posición. Las mujeres que tienen contracciones regulares cada 5 a 10 minutos durante una hora deben informar a su proveedor de atención médica.

Es importante analizar el trabajo de parto y los signos del trabajo de parto con un proveedor de atención médica al inicio del embarazo, antes de que comience el trabajo de parto. Algunos proveedores prefieren que una mujer espere hasta tener signos múltiples de trabajo de parto o estar en trabajo de parto "activo" antes de ir al hospital o al centro de maternidad.

Otros signos del trabajo de parto incluyen los siguientes2:

  • "Aligeramiento". Este término se refiere a cuando el feto "desciende" o se mueve hacia la parte inferior del útero. Esto puede suceder varias semanas o solo unas pocas horas antes de que comience el trabajo de parto. No todos los fetos descienden antes del nacimiento. El aligeramiento recibe su nombre por la sensación de ligereza o alivio que experimentan algunas mujeres cuando el feto se mueve de la caja torácica a la zona pélvica. Permite que algunas mujeres respiren con más facilidad y profundidad y puede proporcionar alivio de la acidez estomacal.
  • Aumento del flujo vaginal. Llamado "tapón mucoso" o "tapón sangriento", el flujo puede ser claro, rosado o ligeramente sangriento. Esta secreción ocurre cuando el cuello uterino comienza a abrirse (dilatarse) y puede suceder varios días antes del trabajo de parto o justo cuando comienza el trabajo de parto.

Las contracciones de trabajo de parto antes de las 37 semanas de embarazo son un signo de trabajo de parto prematuro. Las mujeres que noten contracciones regulares y frecuentes en cualquier momento del embarazo deben notificar a un proveedor o ir al hospital. Los proveedores pueden verificar si hay cambios en el cuello uterino para ver si el trabajo de parto ha comenzado. Según sea necesario, los proveedores también pueden brindar atención especializada a las mujeres en trabajos de parto prematuros. Entre las mujeres que experimentan un trabajo de parto prematuro, solo alrededor del 10% dan a luz en una semana.

Otros signos del trabajo de parto incluyen los siguientes3:

  • cambio en el flujo vaginal;
  • dolor o presión alrededor de la parte delantera de la pelvis o el recto;
  • dolor leve en la espalda baja;
  • calambres que se sienten como cólicos menstruales, con o sin diarrea;
  • un chorro o goteo de líquido, que es señala que se rompió la fuente.

A veces, si la salud de la madre o el feto está en riesgo, el proveedor de atención médica de la mujer recomendará inducir o causar el parto con métodos supervisados por un médico, como los medicamentos4.

Salvo que el parto temprano sea médicamente necesario o se produzca por sí solo, esperar hasta al menos 39 semanas antes del parto les brinda a la madre y al bebé la mejor oportunidad para obtener resultados saludables. Durante las últimas semanas de embarazo, los pulmones, el cerebro y el hígado del feto aún se están desarrollando5.

La iniciativa ¿Vale la pena? en el contenido de Inglés del Programa Nacional de Educación sobre Salud Materna e Infantil en el contenido de Inglés del NICHD, se enfoca en crear conciencia sobre la importancia de esperar hasta al menos la semana 39 para dar a luz a un bebé, salvo que sea médicamente necesario hacerlo antes.

Citas

Citas Abiertas
  1. Fleischman, A. R., Oinuma, M., & Clark, S. L. (2010). Rethinking the definition of “term pregnancy.” Obstetrics and Gynecology, 116(1), 136–139.
  2. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2011). FAQ: How to tell when labor begins. Retrieved February 13, 2017, from http://www.acog.org/Patients/FAQs/How-to-Tell-When-Labor-Begins en el contenido de InglésNotificaciόn de salida
  3. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2016). FAQ: Preterm (premature) labor and birth. Retrieved July 17, 2017, from https://www.acog.org/Patients/FAQs/Preterm-Premature-Labor-and-Birth en el contenido de InglésNotificaciόn de salida
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2012). FAQ: Labor induction. Retrieved February 13, 2017, from http://www.acog.org/Patients/FAQs/Labor-Induction en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida
  5. National Child and Maternal Health Education Program. (2013). Moms-to-be: Let baby set the delivery date. Retrieved February 13, 2017, from https://www.nichd.nih.gov/ncmhep/initiatives/is-it-worth-it/Pages/moms.aspx en el contenido de Inglés
arriba de paginaARRIBA