¿Cuáles son algunos mitos sobre el sueño?

Hay varios mitos comunes sobre el sueño, como por ejemplo1:

Mito 1: Roncar es un problema común, en especial en los hombres, pero no es perjudicial.

Si bien roncar podría ser inocuo para la mayoría de las personas, para algunas es un síntoma de un trastorno que pone en riesgo su vida, llamado apnea del sueño.2,3 Las personas que roncan y tienen somnolencia durante el día, uno de los síntomas de la apnea del sueño, deben preocuparse por este problema y consultar a un profesional de la salud. 

Las personas con apnea sufren breves pausas en la respiración que impiden que el aire entre y salga de las vías respiratorias. Las pausas en la respiración reducen los niveles de oxígeno en la sangre y pueden provocar daño cardíaco y vascular, lo que aumenta el riesgo de una persona de tener una enfermedad cardiovascular.4 

Una persona con apnea del sueño se despertará con frecuencia durante la noche jadeando, una acción que altera el sueño. La apnea del sueño también se ha relacionado con la presión arterial alta.5,6 Afortunadamente, los ronquidos y la apnea del sueño se pueden tratar. Tanto los hombres como las mujeres que roncan fuerte, en especial si hay pausas en sus ronquidos, deben consultar a un profesional de la salud para determinar si tienen apnea del sueño.

Mito 2: Se puede "hacer trampa" en la cantidad de horas de sueño.

A pesar de las creencias populares, cuando una persona está privada de sueño, dormir más no ayuda a recuperar el sueño perdido. Cuando el sueño es inadecuado, se acumula una deuda de sueño que, a medida que aumenta, es imposible de saldar. Además, la privación del sueño a largo plazo contribuye a varios problemas que afectan la salud, la seguridad, el estado mental y el desempeño laboral. La privación de sueño se ha relacionado con la obesidad, la presión arterial alta, conductas y estados de ánimo negativos, menor productividad en el trabajo y problemas de seguridad en el hogar, el trabajo y la vía pública.7

Mito 3: Tener somnolencia durante el día siempre significa que la persona no está durmiendo lo suficiente.

Un estado de somnolencia excesivo durante el día, que se caracteriza por una sensación de letargo extremo y la tendencia a dormirse rápidamente, puede ocurrir incluso luego de dormir lo suficiente por la noche. Puede ser un signo de una enfermedad subyacente como la apnea del sueño o un trastorno del sueño como la narcolepsia. Estos problemas con frecuencia se pueden tratar. Si tiene demasiada somnolencia durante el día luego de dormir las 7 a 9 horas recomendadas, consulte a su médico. La somnolencia diurna es peligrosa ya que corre el riesgo de conducir con somnolencia, sufrir una lesión o desarrollar enfermedades. También afecta negativamente la capacidad mental, las emociones y el desempeño.

Mito 4: A medida que se envejece, se necesitan menos horas de sueño.

Los especialistas en el sueño recomiendan a la mayoría de los adultos dormir de 7 a 9 horas. Si bien los patrones de sueño pueden cambiar con la edad, la cantidad de sueño que necesita el organismo no suele cambiar. Las personas mayores podrían despertarse con más frecuencia y terminar durmiendo menos durante la noche. Sin embargo, no necesitan muchas menos horas de sueño que los adultos más jóvenes. Las personas mayores pueden dormir más siestas durante el día porque duermen menos por la noche. 

Para saber más sobre estos y otros mitos sobre el sueño, visite el sitio web de la Fundación Nacional del Sueño en el siguiente enlace: https://www.sleepfoundation.org/articles/myths-and-facts-about-sleep en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida.


  1. Fundación Nacional del Sueño (NSF por sus siglas en inglés) (n.d.). Myths and facts about sleep. Retrieved March 26, 2019  https://www.sleepfoundation.org/articles/myths-and-facts-about-sleep en el contenido de Inglés Notificaciόn de salida 
  2. Strollo, P. J., Jr., & Rogers, R. M. (1996). Obstructive sleep apnea. New England Journal of Medicine, 334, 99-104. 
  3. Park, J. G., Ramar, K., & Olson, E. J. (2011). Updates on definition, consequences, and management of obstructive sleep apnea. Mayo Clinic Proceedings, 86(6), 549-555. 
  4. Lopez-Jimenez, F., Sert Kuniyoshi, F. H., Gami, A., & Somers, V. K. (2003). Obstructive sleep apnea: Implications for cardiac and vascular disease. Chest, 290(14), 1906-1914. 
  5. Silverberg, D. S., Iaina, A., & Oksenberg, A. (2002). Treating obstructive sleep apnea improves essential hypertension and quality of life. American Family Physician, 65, 229-236. 
  6. Centro Nacional de Investigación sobre Trastornos del Sueño (NCSDR por sus siglas en inglés) (2011). National Institutes of Health Sleep Disorders Research Plan. Obtenido el 25 de julio de 2013 de http://www.nhlbi.nih.gov/health/prof/sleep/201101011NationalSleepDisordersResearchPlanDHHSPublication11-7820.pdf en el contenido de Inglés (PDF - 476 KB) 
  7. Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés) (2009). At-a-glance: Healthy sleep. Obtenido el 30 de mayo de 2012 de http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/sleep/healthy_sleep_atglance.pdf en el contenido de Inglés (PDF - 1,81 MB) 

« ¿Cómo afecta la privación de sueño?¿Qué son los trastornos del sueño? »

arriba de paginaARRIBA