¿Cómo diagnostican los médicos el VIH/SIDA?

Más de 1 de cada 5 estadounidenses con el VIH pueden no saber que están infectados. 

¿Sabe usted cuál es su estado? Encuentre un centro cercano donde realizarse la prueba del VIH en http://hivtest.cdc.gov en el contenido de Inglés.

Las pruebas más comunes analizan una muestra de sangre para buscar evidencia de que el organismo de una persona está combatiendo el VIH. Estas pruebas detectan los anticuerpos contra el VIH, sustancias que el organismo produce en respuesta a la infección.

Sin embargo, durante las primeras semanas luego de contraer el virus, estas pruebas podrían no revelar la infección. Esto se debe a que lleva cierto tiempo para que el sistema inmunitario produzca suficientes anticuerpos para que la prueba los detecten. Durante este período, es muy fácil para una persona con el virus contagiar a otra. El 97% de las personas desarrollará anticuerpos detectables en los primeros 3 meses posteriores a la infección, pero un pequeño porcentaje de personas puede tardar más tiempo. En estos casos, pueden realizarse diferentes pruebas para buscar partes del material genético del virus en la sangre.

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas (NIAID por sus siglas en inglés) tiene más información sobre las pruebas del VIH en el contenido de Inglés.

Diagnóstico en niños y jóvenes

Diagnosticar el VIH en bebés y niños presenta desafíos especiales.

Dado que los anticuerpos contra el VIH de las madres infectadas pasan al bebé, encontrar anticuerpos contra el VIH en un bebé no indica que el bebé esté infectado. Los anticuerpos de la madre pueden permanecer en el organismo de un bebé no infectado hasta 12 o 18 meses. Por lo tanto, la prueba de anticuerpos contra el VIH no se puede usar para diagnosticar la infección por el VIH en los bebés menores de 18 meses.

Los científicos desarrollaron análisis de sangre sumamente exactos para diagnosticar la infección por el VIH en los bebés. Una prueba de laboratorio, llamada reacción en cadena de la polimerasa, puede detectar cantidades extremadamente pequeñas del material genético del VIH en la sangre de un bebé y permitir un diagnóstico en los primeros meses de vida.1

En el caso de los jóvenes el desafío es diferente. Muchos jóvenes creen que no corren riesgo de contraer el VIH. Por ello, es menos probable que se realicen la prueba. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), 1 de cada 5 estadounidenses con el VIH no sabe que está infectado, pero casi 3 de cada 5 jóvenes VIH positivo de 13 a 24 años no saben que tienen el virus. Como resultado, los CDC recomiendan que a partir de los 13 años se realice una prueba del VIH en los centros médicos como parte de los chequeos de rutina. El Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF por sus siglas en inglés) recomienda la realización de pruebas de detección del VIH de rutina a partir de los 15 años o antes en el caso de los adolescentes con mayor riesgo.


  1. Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas (NIAID por sus siglas en inglés) (10 de septiembre de 2008). HIV Infection in Infants and Children. Obtenido el 21 de marzo de 2013 de http://www.niaid.nih.gov/news/newsreleases/Archive/2000/Pages/drug_regimen_backgrounder.aspx en el contenido de Inglés

« ¿Quién corre riesgo?¿Cuáles son los tratamientos? »

arriba de paginaARRIBA