¿Cómo funciona la lectura?

La lectura es un proceso complejo, que consta de muchas partes.

Conciencia fonémica

Las palabras habladas están formadas por pequeñas unidades de sonido llamadas fonemas.

Consulte la leyendaFigura 1: Los fonemas y el habla: ilustración de un niño que pronuncia la palabra bag (bolsa en inglés). El niño tiene una imagen de una bolsa en la cabeza, al lado de los fonemas de bag.

El idioma inglés tiene aproximadamente 40 fonemas. Cuando una persona dice una palabra, el sonido se emite como un flujo continuo (Figura 1). Sin embargo, el cerebro debe ser capaz de separar las unidades de sonido. Por ejemplo, la palabra inglesa bag tiene tres fonemas —/b/, /æ/ y /g/.

Entender que las palabras están formadas por sonidos individuales es fundamental para aprender a leer. Esta comprensión se conoce como conciencia fonémica.
Los fonemas conforman las palabras habladas y las palabras solo tienen sentido cuando estos fonemas se combinan en un orden determinado. La conciencia fonémica se puede enseñar y aprender mediante actividades como los juegos de rimas.

Otro modo de enseñar y adquirir esta conciencia fonémica es trabajar con fonemas únicos en las palabras habladas, como al identificar el primer sonido de la palabra inglesa cat (gato) como /k/. Parte de este aprendizaje también implica darse cuenta de que cambiar un solo sonido o fonema puede cambiar el significado de la palabra. Por ejemplo, cambiar la /g/ en bag por una /t/ nos da la palabra bat (murciélago), que tiene un significado diferente al de bag (bolsa).

El principio alfabético y la fonología

Consulte la leyendaFigura 2: El principio alfabético: ilustración de niño que lee la palabra bag (bolsa en inglés). En la cabeza del niño están los sonidos de bag y un dibujo de una bolsa.

Otra parte del proceso de aprender a leer (en las lenguas alfabéticas como el inglés) es entender que las letras del alfabeto, ya sea por sí solas o junto con otras letras, representan sonidos o fonemas. Este conocimiento se llama principio alfabético (Figura 2).

Cuando los estudiantes aprenden a aplicar sus conocimientos sobre los sonidos a las palabras (conciencia fonémica), junto con las habilidades para reconocer las letras, y pueden emparejar las letras y los sonidos para vocalizar las palabras escritas, a esto se le llama fonología.

Para entender mejor la fonología, piense en cuando lee una palabra inventada como blit o fratchet. Aunque no conoce la palabra inventada o su significado, para leerla puede descifrar los sonidos de las letras y luego vocalizarla y pronunciarla.

La conciencia fonémica y las habilidades fonológicas ayudan a los lectores a vocalizar las nuevas palabras.

Vocabulario

Saber que una palabra tiene un significado es una parte importante del proceso de aprender a leer. Las palabras que sabemos conforman nuestro vocabulario.

El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.

Fluidez

A medida que un lector continúa desarrollando habilidades fonológicas, también mejora una habilidad específica de la lectura llamada fluidez. La fluidez va más allá de solo pronunciar o saber palabras, sino que incluye muchas partes, como:

  • Poder leer con rapidez
  • Reconocer las palabras y sus significados
  • Decir palabras y oraciones con sentimiento, poniendo énfasis en la palabra o frase correcta para que la oración suene natural y transmita el significado correcto.

Comprensión

Entender la información que comunican las palabras y las oraciones es otra parte importante de la lectura. Esto se llama comprensión. La comprensión es, de hecho, el principal objetivo de aprender a leer. Hay muchas formas de mejorar la comprensión:

    • Ampliar el vocabulario puede ayudar al lector a reconocer más palabras y entender mejor el sentido general del texto.
      • Entender la estructura del texto, o cómo se organiza, ayuda a los lectores a saber qué esperar y dónde, para que puedan entender mejor lo que leen. Los docentes le muestran a los alumnos diferentes formas de entender la estructura del texto a fin de mejorar su comprensión.
        • Los docentes pueden brindarle a los alumnos estrategias o lineamientos para entender diferentes tipos de textos, como un periódico, una novela de ficción, un libro de texto o un menú.
          • Estas estrategias enseñan a los estudiantes a hacer preguntas sobre qué están leyendo y responder a las mismas; a resumir los párrafos y las historias que leen; y a extraer conclusiones sobre la información.

            Enseñar a los estudiantes a pensar y a escribir sobre lo que están leyendo es una manera importante de que usen sus habilidades para entender las ciencias naturales o sociales, la historia, las matemáticas y muchas otras materias que estudiarán durante su educación.


            « Información sobre el problema¿Cuál es la mejor manera
            de enseñar a leer?
            »

            arriba de paginaARRIBA