Terapia cognitivo-conductual para el autismo

La terapia cognitivo-conductual se centra en la conexión entre los pensamientos, los sentimientos y las conductas.

Juntos, el terapeuta, la persona con el trastorno del espectro autista (ASD, por sus siglas en inglés) y/o los padres fijan metas específicas para el transcurso de la terapia.  Durante las sesiones, la persona con autismo aprende a identificar y modificar pensamientos que llevan a tener sentimientos o comportamientos problemáticos en determinadas situaciones.1,2

La terapia cognitivo-conductual se estructura en fases de tratamiento específicas.  Sin embargo, también se adapta a las fortalezas y debilidades individuales de los pacientes. Las investigaciones muestran que esta terapia ayuda a las personas con algunos tipos de ASD a manejar la ansiedad.  También puede ayudar a algunas personas con autismo a lidiar con situaciones sociales y reconocer mejor las emociones.

Citas

Citas Abiertas
  1. Lang, R., Regester, A., Lauderdale, S., Ashbaugh, K., & Haring, A. (2010). Treatment of anxiety in autism spectrum disorders using cognitive behavior therapy: A systematic review. Developmental Neurorehabilitation, 13(1), 53–63.
  2. Danial, J. T., & Wood, J. J. (2013). Cognitive behavioral therapy for children with autism: Review and considerations for future research. Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics, 34(9), 702–715. Obtenido el 17 de agosto de 2016 en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23917373 en el contenido de Inglés
arriba de paginaARRIBA